Simeón García un venezolano naturalizado dominicano está dispuesto a conquistar los cielos de República Dominicana a través de Pawa, la cual quiere expandirse por América Latina y sobre todo conectar al Caribe.

Hace un año que República Dominicana tiene su propia aerolínea, después de 20 años sin contar con “alas” propias, tras el cierre de la emblemática Compañía Dominicana de Aviación, que quebró por registrar datos negativos.

La propuesta vino de Simeón García, un empresario venezolano, nacionalizado domincano, de exitosa trayectoria en el mercado de aerolíneas de su país de origen, que se atrevió a rescatar a la existente Pawa y colocarle el apellido Dominicana.

Simeón, de 54 años, llegó a la cita con Forbes piloteando su propia nave, a la que conocen en su medio como el Pawita, pero que él llama “porshecito de aire”, un modelo Cirrus 22TGTS color rojo que está acostumbrado a aterrizar cada mañana en el Aeropuerto Internacional de Las Américas, José Francisco Peña Gómez (AILA-JFPG). En esa nave de cuatro pasajeros es que el CEO y presidente de Pawa Dominicana se traslada desde su residencia en Punta Cana hacia su oficina en Santo Domingo.

PUBLICIDAD

El empresario explica que en los aprestos por retomar a Pawa realizó estudios de mercado que concluyeron que la marca no era conocida en la población y no se asociaba a conflictos, por lo que decidieron sólo agregar Dominicana al nombre Pawa para transmitir el sentido de pertenencia entre la población local.

Puedes leer: Air Europa tendrá vuelos de España a Honduras

Precisamente Pan American World Airways, que fue la aerolínea más importante de Estados Unidos en la década de 1930, asistió en 1948 en la fundación de la Compañía Dominicana de Aviación, o simplemente Dominicana de Aviación, la línea aérea de capital completamente estatal que efectuó su último vuelo en 1995, para cerrar formalmente cuatro años después, luego de batallar sin éxito por la recuperación de la crisis económica que le abatió.

Aunque muchos pudieran pensar que República Dominicana es un mercado pequeño como para acoger a tantos negocios de aviación, Simeón maneja cifras que muestran a dónde está el atractivo: la venta de boletos aéreos para trasladarse al país genera un movimiento comercial de 5,000 millones de dólares al año.

Ahí la respuesta de que grandes compañías internacionales, principales competidoras a las que se enfrenta Pawa, como Delta Comercial, JetBlue y American Airlines, tengan presencia en el país desde hace varias décadas.

 

Ideas de vuelo

En el lobby de un hotel se efectuaron las primeras reuniones para gestar a Pawa Dominicana. En una conversación con el presidente Danilo Medina encontró en Simeón el impulso que le faltaba para empezar a operar la aerolínea.

“Esa reunión con el presidente de la República, la verdad que me cautivó mucho. Me dijo, ‘si usted logra hacer una línea aérea y ponerla a funcionar, lo nacionalizo dominicano’. Y cumplió su palabra”, relata.

Tres meses más tarde, lograron establecer una oficina para tramitar los primeros permisos y licencias de operación.

El presidente de Pawa buscó como estrategia de negocio diferenciarse de otras aerolíneas, enfocándose mucho en cumplir la puntualidad de sus vuelos y la calidad del servicio para conquistar la confianza del viajero.

El índice de puntualidad promedio lo ha mantenido en 93%, cuando el promedio estándar de la industria se posiciona en 86%.

De acuerdo con la británica OAG, la operadora de base de datos de itinerarios y vuelos más grande del mundo, ese promedio coloca a Pawa Dominicana como la aerolínea más puntual de Latinoamérica, una de las condiciones más valoradas por el pasajero a la hora de escoger una línea aérea.

“Te puedes decidir por Pawa por su origen, el dominicano puede perder todo menos su gentilicio. Entonces, los dominicanos nos sentimos orgullosos de lo que hacemos bien”, opina Simeón.

En principio pensaba volar a Estados Unidos, pero al ver el potencial que hay en la cantidad de viajeros que se traslada a las demás islas del Caribe, decidieron arrancar su oferta hacia esos destinos, convirtiéndose en la primera aerolínea con vuelos directos a varias islas cercanas.

La operación empezó a mediados de agosto del año pasado con vuelos directos e interdiarios a Aruba, Curazao y San Martín. La base de sus vuelos está en el AI- LA-JFPG, pero contempla incluir en sus planes a otros aeropuertos internacionales del país.

Para las rutas en el Caribe, los vuelos se realizan en aviones modelos DC-9, con capacidad para 100 asientos, y MD-80 Series con 160 asientos, lo cual representa una oferta de unos 3,200 asientos a la semana y 12,900 al mes.

Aunque ya operaban en el país aerolíneas internacionales que cubrían algunos destinos iguales a los itinerarios de Pawa Dominicana, esta nueva línea aérea vino a enriquecer la oferta ya existente y a poner más interesante la competencia al participar en buena lid. Además, ha sumado nuevos destinos, como Antigua y Puerto Príncipe, por ejemplo, donde son los únicos que ofrecen vuelos hacia esas naciones.

“Mi gran jefe, Dios, decidió que hiciéramos las cosas distintas”, dice. “Ahora entiendo que era imposible llegar a Nueva York y a Miami sin que tuviéramos conexión con nuestra misma gente”, agrega Simeón.

En un año Pawa Dominicana logró pasar del anonimato a ser una marca reconocida por los dominicanos y una de las primeras opciones para el viajero que vuela a sus rutas, debido a la gran inversión en branding, que oscila entre 12 y 18% de su presupuesto de inversión inicial, que se estima en 30 mdd.

Para esta fecha la inversión general en la aerolínea alcanza
los 52 mdd y el plan es invertir en los próximos cuatro años alrededor de 250 mdd adicionales a los ya invertidos, asegura don Simeón.

Pawa Dominicana desde sus inicios, cuando apenas podía ofrecer una escasa propuesta de vuelos, invadió con publicidad las avenidas y los medios de comunicación para decir presente en la psiquis del consumidor, sabiendo que nadie puede interesarse por comprar lo que desconoce o de lo que nadie puede dar referencia.

Esa estrategia de motivar la curiosidad en la gente les ha dado resultados positivos a sus ejecutivos. En un año de operación conquistaron 35% del mercado en las rutas hacia donde vuelan, cuando en su plan de negocios tenían proyectado alcanzar alrededor del 15% del mercado. Tienen perspectiva de llegar al 50% del mercado al cierre de 2015.

“Es difícil calcular 35% el primer año, a menos que no estés solo. Nosotros estábamos felices si hubiéramos logrado 18% de ocupación en el primer año, pero tenemos 35%, es parte de las sorpresas buenas de este primer año. Nos sentimos contentos”, sostiene el empresario de origen venezolano.

 

Nuevas rutas

El reciente mes de agosto Pawa Dominicana formalizó la apertura de su ruta Santo Domingo-Puerto Príncipe, con ocho vuelos semanales, y amplió las frecuencias de vuelos hacia Curazao y Antigua, con la inclusión de dos vuelos adicionales en cada destino.

Este mes de octubre agrega a sus itinerarios ocho vuelos semanales a San Juan, Puerto Rico, y en noviembre sumará a Miami y Estados Unidos. Simeón destaca que República Dominicana tiene la opción de ser un multidestino porque es la única isla del Caribe, dice, que tiene las condiciones para agrupar el volumen de pasajeros necesario y después distribuirlo.

“Llegará en su momento el producto que llamamos Caribbean Pass, con el cual una persona comprará un boleto en Pawa y en entonces un día puede ir a San Martín y regresarse al otro día o puede ir a Aruba, Cuba o Curazao y regresar al otro día”, revela.

“Nada que no se visualice se puede alcanzar”, opina Simeón. Por eso, ya se frota las manos imaginando las grandes oportunidades que puede aprovechar en este mercado.

La flotilla está compuesta por 10 aviones MD 80. Antes de que termine este año espera recibir seis RJ 200 Bombardier (aviones de 50 asientos) y tres Boeing 757. Para el 2017 sumará otros cuatro aviones Boeing 767.

Con esas nuevas aeronaves pretenden abrir vuelos hacia Nueva York en el primer semestre del próximo año y completar su plan de negocios, que consiste en integrar a sus itinerarios a Barbados, Trinidad y Tobago, Jamaica, Nassau, Bahamas, Providenciales, Islas Turcas y Caicos y Guadalupe.

“El proyecto aquí es crear el ‘hub de las Américas’, donde todos nuestros aviones hacen la conexión. Es decir, si vengo de Aruba y voy a San Martín, puedo conectar al mismo tiempo, todos los aviones aterrizan entre las nueve y 10 de la mañana y entre las cinco y seis de la tarde”, señala.

Pawa Dominicana ha firmado acuerdos con Aserca Airlines, que posibilita a los pasajeros la conexión con vuelos hacia Caracas y el resto de los destinos de esa aerolínea venezolana. También ha logrado acuerdos con Wind Air, de San Martín, que les conecta pasajeros provenientes de Anguila y Montserrat.

 

Siguientes artículos

Desempleada, la mitad de los jóvenes en México: STPS
Por

La mitad de los jóvenes en México en edad de trabajar se suma a las filas del desempleo, debido a que el crecimiento de...