Las órdenes principales, una serie de datos muy volátiles vista como un indicador del gasto de capital en los próximos seis a nueve meses, se redujeron en un 8.8%.

 

Reuters

TOKIO – Los principales pedidos de maquinaria de Japón cayeron con fuerza en febrero, poniendo en duda la fortaleza del gasto de capital en momentos en que las primeras señales sugieren que la tercera mayor economía del mundo podría tener dificultades para lidiar con un alza del impuesto sobre las ventas.

PUBLICIDAD

Los débiles datos serán una señal de advertencia para los funcionarios en momentos en que guían a la economía a través de un período difícil, aunque pocos esperan que el Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) se verá obligado a tomar nuevas medidas para apuntalar el crecimiento en el corto plazo.

Las órdenes principales, una serie de datos muy volátiles vista como un indicador del gasto de capital en los próximos seis a nueve meses, se redujeron en un 8.8%, reveló el jueves la Oficina del Gabinete.

La caída intermensual viene después de un salto de un 13.4% en enero, su ganancia más fuerte desde marzo del 2013. El dato estuvo por debajo de un pronóstico promedio de un declive de un 3.0% obtenido en un sondeo de Reuters a un grupo de analistas.

Los pedidos se unen a una serie reciente de débiles datos económicos que han revelado una pérdida de impulso económico después de un sólido desempeño en el primer semestre del año pasado, impulsado por las políticas de estímulo monetario y fiscal de Tokio.

El gasto de capital, el consumo privado y las exportaciones se han debilitado recientemente luego de que los efectos de las políticas del primer ministro Shinzo Abe comenzaron a desvanecerse.

Pero el miembro del directorio del BOJ Ryuzo Miyao dijo que la economía de Japón puede seguir creciendo por encima de su potencial después de la conmoción temporal por el aumento del impuesto sobre las ventas que entró en vigor el 1 de abril.

Miyao también opinó que la economía y los precios al consumidor se están moviendo en línea con las previsiones del BOJ.

“El momento de mayor estímulo podría ser aplazado dado que la economía no ha mostrado señales de una fuerte desaceleración”, dijo Yoshiki Shinke, economista jefe del Instituto de Investigación Dai-ichi Life en Tokio.

“Incluso si el Banco de Japón fuera a actuar, se necesitaría por lo menos hasta el verano para determinar cómo le ha ido a la economía”, agregó.

 

Siguientes artículos

Solicitudes de subsidios por desempleo en EU, a niveles del 2007
Por

Los pedidos iniciales de beneficios por desempleo bajaron en 32,000 a una cifra desestacionalizada de 300,000 para la se...