Si el IFT considera que Telmex, siendo preponderante, se benefició del Must Carry Must Offer, la reforma constitucional abre la posibilidad al retiro de concesión de ambas empresas.

 

Un mercado de telecomunicaciones sin el jugador principal, Telmex, es muy difícil de imaginar. Pero la última resolución del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) deja abierta, al menos, la posibilidad de que ocurra.

El pasado 13 de enero, el regulador concluyó que la relación entre Telmex y Dish va más allá de un acuerdo de facturación.

PUBLICIDAD

“Telmex, a través de su subsidiaria Teninver, adquirió control en la empresa Dish México, mediante diversos contratos, los cuales constituyen una concentración en términos de la Ley Federal de Competencia Económica”, indicó el regulador en su resolución.

Ambas empresas fueron multadas por un total de 68.1 millones de pesos (mdp) por no notificar al regulador de la presunta concentración y no como consecuencia de una práctica dañina para el mercado.

Pero, ¿por qué estaría en peligro la concesión de Telmex? La empresa, como agente preponderante, no puede beneficiarse de otras disposiciones de la reforma en telecomunicaciones. El artículo Octavo transitorio de dicha reforma, publicado en junio de 2013, dice que las televisoras están obligadas a permitir a los concesionarios de televisión restringida la retransmisión de su señal de manera gratuita.

Pero los agentes económicos denominados preponderantes, como Telmex, no tienen derecho a la regla de gratuidad. En el entendido de que el IFT consideró que existe una concentración entre la telefónica y Dish, entonces se benefició de la retransmisión gratuita.

El 22 de febrero de 2014, cuando la investigación entre ambas empresas seguía su curso, el comisionado presidente del IFT, Gabriel Contreras, dijo a medios que “la Constitución establece expresamente que es causal de revocación del título, tanto para el agente económico beneficiado, como para aquel a través del cual se benefició”.

¿La concesión de Telmex peligra? Preguntamos a tres expertos en el tema.

1. “No tengo duda de que procede la revocación”

El presidente de la Comisión de Comunicaciones y Transportes del Senado, Javier Lozano, considera que Telmex violó tres veces la ley. Primero, por no haber notificado la concentración con Dish; en segundo lugar, por prestar servicios de televisión con Claro Video cuando está prohibido en su título de concesión, y tercero, por retransmitir las señales de televisión abierta sin pagar a las televisoras.

“No tengo duda de que procede la revocación de las concesiones de Telmex y Dish. De lo que sí tengo duda es si (el IFT) va aplicar a cabalidad el mandato constitucional”, dijo el senador del PAN.

2. “No necesariamente procede la revocación”

Gerardo Soria, presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), dice que el IFT tiene flexibilidad en las sanciones por violar el título de concesión, aunque coincide en que procedería la revocación por la retransmisión de los canales de televisión abierta siendo preponderante en las telecomunicaciones.

A julio de 2014, Telmex contaba con 14.3 millones de suscriptores, mientras que por el lado de Telcel, tiene 73.3 millones, de acuerdo con un análisis de Banamex.

Dish espera llegar a 4 millones de suscriptores en 2015, muy cerca de Sky, de Televisa

Con la relevancia que tienen las empresas de Carlos Slim dentro del mercado de las telecomunicaciones, ¿es un escenario posible la revocación de la concesión?

Gerardo Soria, del IDET, señala que, para mantener la continuidad del servicio, “el gobierno federal tendría que requisar la empresa por tratarse de un servicio público, en términos de la Ley de Vías Generales de Comunicación”.

3. “El IFT no tenía elementos suficientes para determinar concentración”

Ramiro Tovar Landa, consultor independiente en regulación y competencia, y profesor en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), resalta que una relación contractual entre dos empresas, con opción a compra, no equivale a una concentración, aunque el IFT sí lo consideró así en el caso de Telmex y Dish.

“El IFT careció de elementos, del acto o los actos que demostraran que Telmex ejerció control sobre los activos de Dish, pruebas de que Dish le haya cedido capacidades de decisión u cualquier acto que demostrara que existió ejercicio del control sobre Dish. Una relación contractual de suministro de insumos o de servicios de distribución, como en los mecanismos de franquicias y demás esquemas semejantes, no involucran transmisión del control de activos”, agrega.

El académico reconoce que, a partir de la resolución del regulador, permite entonces suponer que Telmex se benefició del Must Carry-Must Offer, por lo que la amenaza de revocación es posible.

 

¿Qué sigue?

El IFT no se ha pronunciado sobre la concesión de Telmex y Dish, pero su última resolución no cierra la puerta a nuevas acciones. Si el regulador determina que Telmex se benefició indebidamente, la ley dice que perdería el permiso para proveer sus servicios. Lo que también es cierto es que, si Dish también pierde su concesión, quedaría sólo un jugador en el mercado de televisión restringida: Televisa.

“El mismo IFT reconoce que la entrada de Dish al mercado tuvo un indudable efecto procompetitivo, y sería irónico que utilizará el Art 168 de la Ley Federal de Telecomunicaciones para dar lugar a presiones de aquellos que resintieron el efecto competitivo de Dish en televisión satelital”, dice Ramiro Tovar Landa.

Con información de Roberto Arteaga.

 

 

Siguientes artículos

Martín Bringas, la familia que compró La Cómer
Por

La familia Martín Bringas, dueña de Soriana,  cuenta con una fortuna conjunta calculada en 3,200 mdd, de acuerdo con la...