El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, dijo estar en total desacuerdo con Moody’s por bajar la calificación crediticia de Ba2 a Ba3 de la empresa estatal.

Ayer, la agencia calificadora de riesgo crediticio anunció su decisión de degradar la calificación a Pemex por los altos niveles de vencimiento de deuda, así como un menor flujo operativo por la expansión de su negocio de refinación, el cual le genera grandes pérdidas monetarias.

“Los argumentos que nos fueron dados a conocer el día de ayer en la mañana por Moody’s para esta decisión de bajarle la calificación a Pemex, se basan fundamentalmente en tres cuestiones: la adquisición de Deer Park, la construcción de la refinería de Dos Bocas y el pago de la deuda”.

A lo que Romero Oropeza declaró que, pese a que le dieron argumentos y se le solicitó a Moody’s una revisión para darle más elementos para cambiar su criterio, “se negaron”.  Entonces, su desacuerdo tiene que ver con dos aspectos: técnico y metodológico, según lo dicho por el director general en la conferencia de presentación de resultados financieros y operativos del segundo trimestre del año.

Romero Oropeza indicó que se le explicó a Moody’s que todos los recursos para solventar esos tres aspectos van a provenir del gobierno federal.

Nos parece una acción de falta de profesionalismo por parte de esta calificadora, falta de ética, en suma, algo hasta vergonzoso, porque nunca conocimos cuál fue el apego que tuvieron a la metodología prevista, no sabemos cómo calcularon esta decisión”.

También lee: Refinerías Dos Bocas y Deer Park, una carga para Pemex: Moody’s

Por su parte, Nymia Alemeida, analista senior de Moody’s, ante lo comentado por Romero Oropeza, respondió que sí se consideraron todos los aspectos positivos de la empresa como la sustitución de reservas petroleras y una estabilidad en la producción de crudo.

Asimismo, la baja en la calificación no consideró la compra de la refinería de Deer Park en Texas, ni la construcción de la de Dos Bocas, para la agencia calificadora está claro que será el gobierno federal quien aporte los recursos, precisó en conferencia virtual.

Pero las necesidades de inversiones de capital y pago de impuesto, aún con el apoyo del gobierno federal van a seguir provocando un déficit en el flujo libre de efectivo, dijo el analista.

El respaldo del gobierno seguirá, agregó, pero también las grandes pérdidas en refinación, a la par se observa la incapacidad de Pemex de hacer inversiones con sus propios recursos.

En cuanto a los señalamientos de Octavio Romero, acerca de contradicciones en la metodología aplicada por Moody’s, Nymia Almeida refirió que sí se siguió correctamente, no solo en lo concerniente a empresas petroleras, se hizo también un análisis de liquidez, ambos factores fueron la base para la degradación de la calificación.

De igual manera, la calificadora no ve que Pemex deje pagar su compromisos financieros, únicamente tendrá dificultades, pues si hubiera una situación de imposibilidad de cumplir, la calificación no sería Ba3, sería mucho más baja, explicó el analista.

En tanto, la postura final de esta mañana del director de la empresa productiva del Estado, fue de dar certeza, “quiero expresar a nuestros inversionistas que no se preocupen que Pemex nunca dejará de honrar su compromiso de deuda, tenemos el respaldo del gobierno federal”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Boeing retoma el vuelo, logra su primera ganancia en casi 2 años
Por

Boeing logró una ganancia de 755 mdd en el segundo trimestre 2021 después de pérdidas por más de 3,000 mdd el año pasado...