Petróleos Mexicanos (Pemex) enfrenta el riesgo de no poder pagar su deuda por el alto monto que debe pagar por impuestos. El panorama para la empresa pinta complicado ante un paquete de medidas de apoyo insuficiente y un efecto negativo de largo plazo por la reducción de su inversión, de acuerdo con un reporte de Fitch Ratings.

“Pemex tendrá que endeudarse de una manera insostenible, si el gobierno mexicano le continua demandando distribuciones en forma de impuestos”, dijo Lucas Aristizabal, director senior de la calificadora de riesgo.

Esencialmente, en lugar que el gobierno pida prestado directamente a inversionistas para financiar su déficit a un costo bajo, Pemex se está endeudando para cubrir 100% de sus impuestos, añadió Fitch.

PUBLICIDAD

Hasta el 30 de junio de 2016, la deuda total de la empresa que dirige José Antonio González Anaya es de 3.4 billones de pesos o 184,995 millones de dólares (mdd), un repunte de 12.6% en los primeros seis meses del año. La deuda a largo plazo es de 2.9 billones de pesos mientras que la de corto plazo es de 531,753 mdp.

Su pasivo de corto plazo es casi 50% de las ventas totales que reportó Pemex en 2015 (1.1 billones de pesos). En términos de impuestos y derechos por pagar en el corto plazo, Pemex reportó 92,060 mdp de pesos hasta el último día de junio de este año, un crecimiento de 113.9% frente al cierre de 2015.

Los impuestos de Pemex provocarán que transfiera todo su EBITDA [flujo operativo] en 2016, mientras que es improbable que la compañía logre un flujo de fondos libre en el futuro previsible, dijo Aristizabal.

“El paquete de medidas de apoyo anunciado por el gobierno para respaldar a la empresa, aunque representa un paso en la dirección correcta, es insuficiente para que Pemex sea auto sostenible”.

Lee también: Pemex y sindicato acuerdan subir 5 años jubilaciones

De acuerdo con el documento de Fitch, Pemex muestra costos de producción de crudo y gas bastante competitivos, lo que deja poco espacio para reducir los costos de reemplazo. Una disminución extendida de los gastos e inversiones aumentaría los riesgos operativos y presionaría la viabilidad a largo plazo. También será difícil reducir los requerimientos por gastos de pensiones y los ajustes de personal proveerán ahorros reducidos.

Las inversiones de capex de Pemex han estado por debajo del costo de reemplazo implícito y no han sido suficientes para subsanar el descenso en la producción. El anuncio de recortes en inversión seguramente repercutirá en la continua reducción en la producción. Las reservas probadas y la vida de las reservas también podrían disminuir, advirtió la calificadora de riesgo.

Pemex posee las calificaciones corporativas más altas: AAA(mex) de largo plazo  F1+(mex) de corto plazo.

 

Siguientes artículos

Texas Tech University abrirá su primer centro en Costa Rica
Por

Este centro tendrá tres frases. La primera estará lista para diciembre del 2017 e implicará unos 3,321 metros cuadrados...