Reuters.- La refinería en Salina Cruz, la más grande de México, inició la semana pasada el arranque paulatino de sus plantas luego de una prolongada parada tras un potente sismo en septiembre, dijo este martes un portavoz de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Sin embargo, el funcionario agregó que la refinería, ubicada en Oaxaca y con capacidad para procesar 330,000 barriles por día (bpd), aún no está produciendo petrolíferos.

“Esperemos que en los próximos días se pueda comenzar con la producción”, estimó. “Pero no queremos dar fechas precisas porque ha sido un proceso muy complejo por las continuas réplicas”, agregó.

El devastador sismo del 7 de septiembre, que dejó grandes daños en los estados Chiapas y Oaxaca y un centenar de muertos, ocasionó problemas a las instalaciones eléctricas de la refinería, aunque no causó daños estructurales, según reportes de Pemex.

PUBLICIDAD

La compañía recibió hace pocas semanas unos turbogeneradores para iniciar las pruebas de arranque de fuerza en las plantas y poder así reanudar operaciones.

La refinería ha tenido largas paradas en los últimos meses. A mediados de junio sufrió una tras un incendio que siguió a una inundación. Luego aprovechó para anticipar un mantenimiento programado y volvió a operar el 31 de julio.

 

Siguientes artículos

Riqueza mundial aumenta 27% en los últimos 10 años
Por

Con unos 8.5 billones de dólares, Estados Unidos aportó en el último año la mitad de la riqueza mundial generada.