La crisis política y social, detonada por la desaparición de 43 estudiantes despertó serias dudas sobre la capacidad del gobierno de Enrique Peña Nieto de hacer frente al problema de violencia en el país, indicó Forbes.

 

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, cayó 23 lugares en la Lista anual Forbes de las personas más poderosas del mundo, pasando hasta el sitio 60, cuando el año pasado estaba en el lugar 37.

El jefe del Ejecutivo tuvo la caída más estrepitosa en la lista junto al taiwanés Terry Gou, CEO de Hon Hai Precision, proveedor de Apple, quien bajó del puesto 48 al 71 en la lista.

PUBLICIDAD

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil  y quien enfrentó este año una ola de protestas de ciudadanos en medio de la organización del Mundial de futbol, fue la segunda mandataria que tuvo una baja más sensible en la lista, después de Peña Nieto, cayendo del lugar 20 en 2013 al 31.

La crisis política y social, detonada por la desaparición de 43 estudiantes a manos de la policía municipal de Iguala, presuntamente patrocinada por el crimen organizado, despertó serias dudas sobre la capacidad del gobierno de Enrique Peña Nieto de hacer frente al problema de violencia en el país.

Forbes señaló en su lista, publicada hoy y que lanza cada año desde 2009, que la probable participación del ex alcalde de Iguala, detenido ayer martes, y el descubrimiento de fosas comunes, “ha enfurecido a los mexicanos, lo que provocó una campaña masiva exigiendo la renuncia del presidente”.

Forbes agregó que Peña Nieto prometió poner fin a la guerra contra las bandas criminales y revitalizar la economía.

“Si bien las frustraciones sobre su capacidad para resolver estas cuestiones crecen, pasó su primer año abordando reformas para arreglar el sistema de escuelas públicas y trayendo más competencia a la industria de las telecomunicaciones”.

Durante 2013, el gobierno propuso su agenda de reformas estructurales, que fueron aprobadas en el Congreso, para aumentar la competencia en diversos sectores y para atraer la inversión privada en petróleo y electricidad. El pasado martes, el jefe del Ejecutivo presentó los reglamentos de las leyes secundarias en materia energética, concluyendo así la construcción del marco jurídico para la entrada del sector privado.

Pero el caso de los estudiantes desaparecidos de la escuela normalista del municipio de Ayotzinapa, Guerrero, más el de la ejecución de civiles presuntamente a manos del Ejército en Tlatlaya, Estado de México, desataron la crisis política más aguda que ha enfrentado hasta ahora en sus dos años de mandato.

El Banco de México (Banxico) señaló en su última decisión de política monetaria el pasado 31 de octubre, que los recientes acontecimientos sociales pueden afectar las expectativas de la economía. También en su última encuesta analistas privados se reflejó que el problema de violencia es el principal factor que puede minar el crecimiento económico.

 

Siguientes artículos

México, indefenso ante los mercenarios
Por

El gobierno mexicano se ha negado a legislar en materia de mercenarios e incluso ha ignorado la petición del grupo de tr...