Ya hay las herramientas para imponer muchos años de prisión a los delincuentes que roben combustible y también para castigar severamente a quienes vendan litros incompletos de gasolina.

 

La semana pasada, el Senado de la República aprobó la Ley para Prevenir y Sancionar los Delitos cometidos en Materia de Hidrocarburos, así como adiciones al Código Federal de Procedimientos Penales, Código Penal Federal y Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, ordenamientos legales que sin duda serán de mucho beneficio para castigar de forma más severa a los delincuentes que cometan delitos relacionados con un tema tan importante para el desarrollo del país, como es el de los hidrocarburos.

El dictamen de los senadores menciona, como es de muchos conocido, que México cuenta con un nuevo marco constitucional que posibilita la participación privada en los sectores energéticos, incluyendo las actividades estratégicas de exploración y extracción de petróleo y gas natural, manteniendo y fortaleciendo la rectoría del Estado sobre la industria de los hidrocarburos y conservando para la Nación la propiedad de los hidrocarburos en el subsuelo, entre otros temas.

También prevé que está actividad tiene mermas importantes en sus ingresos como consecuencia de actos delictivos en los que ya no sólo participa la delincuencia casual, sino que ha sido severamente castigada por la delincuencia organizada, ante la facilidad con que se sustraen los hidrocarburos mediante las llamadas “tomas clandestinas” que se dan en los 68 mil kilómetros de ductos que tiene Petróleos Mexicanos. Entre las cifras que se menciona que en el año 2013 se detectaron un total de 2612 tomas clandestinas y en 2014 en un periodo comprendido del 01 de enero al 31 de julio se detectaron un total de 1963. Situación en extremo delicada, ¿está de acuerdo estimado lector?

Por si no fuera poco lo arriba mencionado el documento de los senadores nos da a conocer que además del robo a través de las denominadas “tomas clandestinas,” también se realizan actividades relacionadas con el robo en la extracción y distribución en campos petroleros, terminales de almacenamiento y reparto, terminales marítimas, refinerías y en la carga a buques de gran calado, alterando los sistemas de medición, sistemas de peso, facturas y sellos, entre otros.

Se contempla que la amplitud del sistema de ductos y la ubicación en su mayor parte de zonas en despoblado, es aprovechado para la sustracción ilícita de hidrocarburos, a través de tomas clandestinas, en zonas donde la sustracción es constante y se puede traducir como de carácter permanente, existiendo en ocasiones redes de sustracción, transporte, abastecimiento, venta de los hidrocarburos de origen ilícito, conductas que no se encuentren tipificadas como de gravedad e inclusive algunas no tienen una adecuación constitutiva de delitos y que, principalmente, en lo relacionado con la sustracción, ante la dificultad de detener a personas en flagrancia y la deficiente tipificación de los delitos, el índice de personas detenidas es muy bajo en comparación con el número de delitos que se cometen, y que en los casos de aseguramientos, los presuntos delincuentes obtienen su libertad con suma facilidad, resultando atractivo para las bandas delincuenciales estas actividades, que les generan grandes ingresos estimados por ejemplo de septiembre de 2013 a agosto de 2014, aproximadamente 15 mil 300 millones de pesos.

Entre los conceptos previstos en la Ley para Prevenir y Sancionar los Delitos cometidos en Materia de Hidrocarburos está uno novedoso relativo al de “Terrorismo en materia de hidrocarburos” que consiste en: Realizar intencionalmente por cualquier medio violento, actos en contra de bienes, servicios, integridad física, emocional, seguridad o la vida del personal de asignatarios, contratistas o permisionarios; que produzcan alarma, temor o terror en la población o en un grupo o sector de ella, con la finalidad de atentar contra la seguridad nacional o contra las actividades de carácter estratégico relacionadas con los hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos.

Por todo lo aquí mencionado considero un acierto la aprobación de la Ley para Prevenir y Sancionar los Delitos cometidos en Materia de Hidrocarburos pues de cumplirse con el objeto de la misma de forma adecuada mismo que consiste en establecer los delitos en particular y sanciones que serán aplicables en materia de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos y demás activos, se dota de las herramientas necesarias para, entre otros supuestos, castigar con muchos años de prisión a los delincuentes que roben combustible así como también para castigar severamente a quienes vendan litros incompletos de gasolina. Thomas Henry Huxley, biólogo inglés, dijo: “La única medicina contra el sufrimiento, la delincuencia, y todos los demás males de la humanidad, es la sabiduría.” ¿Qué opinas, estimado lector?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: García Gibson Consultores, SC

Twitter: @GarciaGibson

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

peso
SAT incluye a 6,696 contribuyentes a lista de incumplidos
Por

La institución,  a cargo de Aristóteles Núñez, señaló que la condonación ascendió a 4 millones de pesos y derivó en una...