Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, llamó a México a reconocer al autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, como el mandatario legítimo de ese país, y le pidió sumarse a la lucha del pueblo venezolano “por recuperar su libertad”.

Pence dijo que frente a la crisis política, económica y social que vive Venezuela “no puede haber espectadores”.

El vicepresidente de Estados Unidos también instó a los países del Grupo de Lima a seguir aumentando la presión para forzar la salida del régimen de Nicolás Maduro.

Primero, les pidió que congelen los activos de la petrolera estatal, PDVSA; segundo, que transfieran los activos que “sacuaces” de Maduro tengan en su ámbito de soberanía al gobierno de Guaidó; tercero, que restringan la entrega de visas al círculo cercano del presidente cuestionado, y cuarto, que reconozcan al autoproclamado presidente interino como representante de Venezuela en el Banco Iberoamericano de Desarrollo.

Pence se refirió a los países que tienen una posición neutral ante la crisis venezolana, como México, que no asistió al encuentro. Les llamó para que adoptaran una postura en favor de las fuerzas opositoras al régimen. Y a los que apoyan a Maduro, les pidió que no siguieran aislándose, sobre todo, después de la violencia de este fin de semana en la frontera de Venezuela con Colombia.

“A los miembros de las fuerzas armadas que continúan respaldando a Maduro”, dijo el vicepresidente estadounidense, “pueden elegir entre aceptar la generosa amnistía de Guaidó y vivir en paz con su familia y compatriotas, pero si eligen el otro camino, deberán rendir cuentas en última instancia”, afirmó.

El mandatario dijo que se alineaban con Juan Guaidó, Estados Unidos aliviaría las sanciones impuestas a los integrantes de la Administración de Maduro.

Estados Unidos está preparando 56 millones de dólares adicionales en ayuda humanitaria para Venezuela, dijo Pence.

El Grupo de Lima se reunió este lunes en Bogotá tras los disturbios de este fin de semana vividos en la ciudad fronteriza de Cúcuta, en Colombia, cuando camiones con ayuda humanitaria querían entrar a Venezuela. Las fuerzas armadas impidieron violentamente el paso de la caravana, hiriendo a al menos 285 personas y quemando dos camiones. También hubo enfrentamientos en la frontera con Brasil. En total, al menos tres personas murieron este fin de semana.

También puedes leer:

Militares de Brasil y Venezuela quieren evitar enfrentamientos con ciudadanos

 

Siguientes artículos

Tras advertencia de Putin, la TV rusa enumera objetivos nucleares en EU
Por

La televisión estatal rusa mostró una lista de instalaciones militares de Estados Unidos que serían objetivo de Moscú en...