A medida que los riesgos geopolíticos van aumentando en distintas áreas (Grecia, Oriente Medio, IS, Rusia), recomendamos mantener cierta protección en activos de riesgo a través de estrategias de cobertura, a pesar de la mejora en las condiciones macroeconómicas.

 

Por Monica Defend

Con la frase “subiendo el listón” nos referimos principalmente a la suave mejora de la economía global. Pero antes de profundizar en eso y analizar la perspectiva económica global, me gustaría destacar que la volatilidad del mercado en las últimas semanas ha sido consecuencia de la situación crítica que vive Grecia. Si nos fijamos en los movimientos extraordinarios del mercado en el pasado trimestre, especialmente en renta fija, creemos que se deben a la evolución de las negociaciones de los bancos centrales (y las del Banco Central Europeo en particular) y la falta de liquidez del mercado.

PUBLICIDAD

 

Perspectiva económica para el resto del año

La temática de las “múltiples transacciones” está avanzando en la dirección correcta, con las principales áreas económicas moviéndose hacia un sendero de crecimiento más sostenible. Sin embargo, aún existen varios obstáculos.

Esperamos que la economía global acelere durante el 2015 y siga en 2016.

Se demostró que la desaceleración en la primera parte del año en Estados Unidos era temporal, tal y como esperábamos. Situaciones difíciles en el panorama económico, presiones en el mercado laboral y posible ruido estadístico enfriaron la dinámica.

Las mejoras en las condiciones del mercado laboral deben promover el gasto en consumo en Estados Unidos. En la eurozona, a pesar de la fragilidad de las condiciones de estabilidad, principalmente relacionada con temas económicos, las condiciones económicas van en buen camino. Japón sigue con problemas; sin embargo, los últimos informes sobre liderazgo y los indicadores de corto plazo son más optimistas. Vemos la desaceleración en China como parte de un diseño superior. Los indicadores micro sobre el sector servicios y nuevos pedidos nos invitan a mantener una lectura positiva sobre la economía y la estabilidad allí.

Esperamos una mayor demanda doméstica tanto en Europa como en Estados Unidos. Esto probablemente desencadenará un refuerzo del comercio mundial, beneficiando finalmente tanto a los países desarrollados como a los mercados emergentes.

La inflación se mantiene baja. Mientras esperamos pocos cambios con respecto a los objetivos del BCE en el corto plazo, el miedo a la deflación está disminuyendo. El principal riesgo en nuestro escenario viene del frente geopolítico, con Grecia, la estabilidad del sistema euro y el terrorismo en primera plana.

 

Factores que tienden a obstaculizar la fuerza de la recuperación en los mercados desarrollados

Creo que es sensato distinguir entre factores a largo y corto plazo. Baja productividad, el desapalancamiento de la deuda y la desigualdad en ingresos constituyen los factores a largo plazo que dificultan la recuperación, principalmente en mercados desarrollados.

Vale la pena dedicar unas palabras al desapalancamiento, pues disponemos de nuevos datos.

En la zona euro, el proceso de desapalancamiento continúa y se ha convertido recientemente en un tema menos atractivo.

Sin embargo, merece la pena supervisar la dinámica de cada país, ya que mientras el sistema euro se mantiene unido, los desequilibrios nacionales persisten.

Volviendo al corto plazo, la situación volátil en Grecia agrava la fragilidad del entorno. Mientras los fundamentales macro de facto son mucho más fuertes, las consecuencias de la confianza desde Grecia pueden no ser desdeñables. Esto podría poner de nuevo en riesgo el componente de inversión del crecimiento del PIB.

 

¿Cómo están respondiendo los bancos centrales de los países desarrollados a la mejora general de las condiciones económicas?

Los bancos centrales son el principal punto de atención actualmente. En la zona euro, el BCE está preparado para apoyar la estabilidad del sistema financiero. Pero volveremos a Europa en breve.

Creemos que la restricción monetaria en Estados Unidos es una medida apropiada para estos momentos. Además, acogemos favorablemente la decisión tomada por la Fed de introducir cambios basados en los datos, en vez de en un periodo. No tendrán prisa, pero es probable que haya una subida de los tipos (de cambio) a lo largo del año.

Nuestro escenario base para Japón es que el Banco de Japón no intervendrá más en 2015, sino que se centrará en la dinámica de la inflación en el corto y medio plazo.

Fijémonos ahora en el informe de los “Cinco Presidentes” publicado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, hace unos días. La aprobación del BCE de completar y fortalecer la Unión Bancaria es importante, y todavía más si tenemos en cuenta el trasfondo de la situación bancaria en Grecia.

Si le damos un giro positivo al país griego, la crisis experimentada recientemente destacó la importancia y la prioridad de la garantía de depósitos y de un sistema de resolución único. La presión y el estrés suelen motivar los siguientes pasos para el marco institucional europeo. Y este hecho capta nuestra atención. Creemos que el BCE se centrará en buscar una solución para los bancos del país griego, a la vez que se asegurará de que haya suficiente liquidez para financiar a otros bancos, en caso de que sea necesario.

 

¿Se espera un cambio en mercados emergentes? ¿Cuáles son los ganadores y los perdedores?

Desde nuestro punto de vista, la reciente ralentización parece estar llegando a su final gracias a algunos signos del resurgimiento de la demanda en mercados desarrollados y, con el tiempo, en el comercio internacional.

Las políticas internas y las agendas de reformas han creado grandes diferencias en las distintas regiones y países. En el marco general, las condiciones se están estabilizando.

En China, los esfuerzos políticos han sido enormes; los identificamos como una estrategia actualizada de reformas que nos permite tener un esbozo más claro de la situación actual, y lo que hay detrás de ella. Por ello, nuestra evaluación es constructiva.

Los países que poseen sectores de producción de una dimensión considerable y aquellos que son grandes importadores de materias primas deberían verse favorecidos por el entorno actual, especialmente aquellos que son más resistentes a las condiciones externas.

 

Repercusiones sobre la inversión

Como ya hemos mencionado, las dinámicas de mercados se ven más influenciadas por la incertidumbre en las condiciones de estabilidad que por fundamentales económicos o la valoración de activos. La volatilidad del mercado continuará, al menos hasta que la situación se estabilice en la eurozona. Seguimos combinando nuestra actitud de riesgo a largo plazo con una postura más conservadora para el corto plazo.

Como consecuencia, seguimos teniendo una visión constructiva en renta variable europea, china y japonesa, y tenemos una visión neutral sobre la duración.

La asincronía en las acciones del banco central puede ofrecer oportunidades interesantes en el mercado de divisas. Tenemos preferencia por el dólar estadounidense frente al euro o la libra esterlina.

Las elecciones en Reino Unido estimularon la libra, pero la política de riesgos en un plazo corto y el referéndum sobre un “brexit” pueden frenar la confianza en esta divisa, por lo menos en el corto plazo. En una perspectiva más a largo plazo prevemos un riesgo a la baja en el crecimiento, dado que se entregará un plan de consolidación fiscal en la siguiente revisión de presupuestos.

A medida que los riesgos geopolíticos van aumentando en distintas áreas (Grecia, Oriente Medio, IS, Rusia), recomendamos mantener cierta protección en activos de riesgo a través de estrategias de cobertura, a pesar de la mejora en las condiciones macroeconómicas. Estas estrategias pueden ayudar a mitigar la volatilidad y paliar reducciones en el valor de las inversiones causadas por agravamientos en la situación geopolítica global.


Monica Defend es Head of Global Asset Allocation Research, Pioneer Investments.

 

Contacto:

Twiiter: @PioneerInvest

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.