España va a entrar en una campaña electoral permanente durante los próximos dos años. Veamos la posible distribución del poder territorial.

 

 

Las elecciones de mayo de 2015 dibujarán un nuevo mapa del reparto del poder territorial en toda España. En 2011, el Partido Popular se hizo con la mayor parte de gobiernos autonómicos y municipales. Desde ese momento, el electorado se ha ido fragmentando con la aparición de una bolsa de desencantados en el centro-derecha (sin una opción política clara a la que votar) y en la izquierda (movilizada masivamente por Podemos).

En 2015 se prevé una profunda renovación en los ayuntamientos y las autonomías. Con un profundo análisis de votos, se prevé que sólo exista una comunidad autónoma con mayoría absoluta, Murcia. En el resto, las alianzas postelectorales serán esenciales para dibujar un nuevo mapa territorial.

Con el encadenamiento de elecciones municipales y autonómicas (mayo de 2015), generales (noviembre-diciembre de 2015) y nuevamente autonómicas en 2016 (en primavera, Andalucía; en otoño, Cataluña, aunque con posibilidad de adelanto, y de nuevo en otoño en Galicia), España va a entrar en una campaña electoral permanente durante los próximos dos años.

El objetivo de este informe es anticipar la posible distribución del poder territorial a que darán lugar las inminentes elecciones municipales y autonómicas, cuyo resultado será determinante para la política española.

Para ello examinaremos la evolución reciente del sistema de partidos en España, analizaremos las perspectivas electorales a la luz de los últimos sondeos de opinión y estudiaremos los diversos factores que pueden generar cambios en las previsiones existentes en estos momentos y hasta mayo de 2015. La pérdida de votos del Partido Popular y del Partido Socialista ha sido continua aunque ralentizada tras las elecciones al Parlamento europeo. Estos ex votantes populares y socialistas han nutrido a otros partidos y a una bolsa de abstencionistas sin una opción de voto clara en 2015. La capacidad de Podemos (y otras fuerzas menores) de continuar acaparando este voto indeciso marcará en buena medida los próximos resultados electorales.

El Barómetro del CIS de noviembre confirmará la capacidad que ha tenido Podemos de crecer en intención de voto. En este informe hacemos una proyección hacia mayo de 2015 evitando efectos momentáneos de movilización coyuntural del voto, como los que ha podido provocar la crisis del ébola, la investigación judicial sobre la familia Pujol o el escándalo de las tarjetas opacas.

Es plausible suponer que el PP será el partido más votado en casi todos los ámbitos, porque la izquierda se presenta dividida en al menos tres fuerzas políticas rivales. Si bien en muchas ciudades y comunidades la suma de la izquierda superará al PP, incluso con un eventual apoyo de UPyD a la formación conservadora.

Dentro de la izquierda, la suma de Podemos e IU puede superar al PSOE en mucho territorios. Todo ello apunta a un horizonte de pactos de muy distinto tipo, para garantizar la gobernabilidad de municipios y comunidades.

Resumen del artículo publicado en la revista uno. Puedes leer el artículo completo aquí.

 

 

Contacto:

Twitter: @LlorenteyCuenca

Facebook: llorenteycuenca

LinkedIn: llorente-&-cuenca

Web corporativa: llorenteycuenca.com

Web de d+i LLORENTE & CUENCA

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las ciudades mexicanas más sustentables y competitivas de 2014
Por

Lograr una mayor competitividad económica y social requiere de buenas prácticas en cada localidad. Conoce las 15 urbes r...