El país latinoamericano aseguró que la decisión aún no está tomada pues necesita hacer una evaluación a fondo; inversionistas temen que esta compra genere un monopolio en el sector.

 

Reuters

LIMA – El Gobierno peruano dijo que “está analizando los beneficios y costos de la compra de los activos de la española Repsol en Perú”, una iniciativa que ha generado críticas del sector empresarial que teme a una injerencia del Estado en la economía.

PUBLICIDAD

El ministro peruano de Economía, Luis Castilla, afirmó que “hasta el momento el Gobierno no ha tomado una decisión y que ésta no se va a dar en el corto plazo”.

“Se está haciendo una evaluación que no ha concluido”, dijo Castilla en una conferencia de prensa en el marco del Foro Económico Mundial para América Latina que se realiza en Lima.

“Es una evaluación que va a tomar (en cuenta) los beneficios y los costos de esta y cualquier otro tipo de inversión que vaya a hacer Petroperú hacia adelante”, agregó.

El Gobierno del presidente Ollanta Humala anunció recientemente el interés, a través de la estatal Petroperú, de adquirir una participación parcial en la refinería La Pampilla y en la red de estaciones de gasolina que tiene Repsol en Perú.

La refinería La Pampilla, en Lima, tiene una capacidad de refinación de 102,000 barriles por día. La firma española también posee unas 200 estaciones o puntos de venta de combustibles en el país sudamericano. Además tiene la planta Solgas, que produce gas licuado de petróleo.

Repsol y Petroperú dominan el mercado de refinación local.

“No hay ninguna decisión tomada en absoluto pero lo que sí se está privilegiando es un análisis riguroso de la conveniencia o no de una adquisición de este tipo”, resaltó Castilla.

Humala se reunió sorpresivamente en Lima con el presidente de Repsol, Antonio Brufau, cita que generó especulaciones de los empresarios y expresiones de rechazo por temor a que el Gobierno pretenda dar un rol más activo al Estado y con ello cambiar el modelo económico del país.

Pide tranquilidad

“La preocupación empresarial en Perú por un posible cambio de rumbo de la economía local se ha plasmado en reuniones en los últimos días entre los distintos gremios privados productivos y el primer ministro, Juan Jiménez”, según fuentes del Gobierno.

Ellos temen que una compra de la refinería de Repsol por parte de Petroperú pueda crear un monopolio en el sector.

“Quisiera pedir tranquilidad. (…) Estamos comprometidos a que el país siga creciendo y en particular la inversión privada”, afirmó.

“Somos muy conscientes que la confianza y sentimiento de los inversionistas es clave en este proceso de crecimiento”, agregó.

Fuentes de Repsol han declinado hasta ahora comentar la posible venta de su refinería.

Petroperú no es la única que ha mirado los activos de Repsol en el país sudamericano. El Grupo Romero -uno de los conglomerados empresariales más grandes de Perú- también ha mostrado interés, según fuentes del sector.

A fines de febrero, Repsol anunció la venta de sus activos de gas natural licuado en la provincia española de Vizcaya, en Perú y en Trinidad y Tobago a Shell por 6,653 millones de dólares, deuda incluida.

 

Siguientes artículos

Mexicanos prefieren crédito informal
Por

De acuerdo a un estudio del Inegi y la CNBV, 43.7% de quienes destinan parte de sus recursos al ahorro, lo hacen guardan...