Para los amantes del fútbol es bien conocida la jerarquía de la Copa Libertadores de América y más aún para los hinchas de Boca Juniors y River Plate, tanto argentinos como del resto del mundo.

Será mañana a las 17 horas -tiempo Argentina, 14:00 de México-, cuando ambos equipos hagan su ingreso al Estadio Monumental del barrio porteño de Núñez y el país detenga su voraz marcha tan sólo por 90 minutos. No importarán los anuncios del presidente Macri, ni el dólar a 40 pesos argentinos o si Cristina Kirchner será o no candidata de cara a las próximas elecciones presidenciales. Nada importa más que lo que suceda en la cancha.

La semblanza de esta histórica ocasión tendrá los clásicos puestos de choripan diseminados en las inmediaciones de la tradicional avenida Libertador General San Martín, precisamente sobre Costanera Sur, donde los veremos abarrotados de hinchas con un sólo rumbo.

Banderas, sombreros, trompetas de plástico y todo tipo de souvenirs harán la delicia de los fanáticos que han llegado a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde todas partes del mundo, con la consecuente derrama económica que sin duda no gravitará la balanza comercial nacional, pero sí dejará a un sinnúmero de familias cuentapropistas bien felices.

Claro, es Boca y River, la historia del fútbol argentino con los dos más grandes.

La polémica llegó sola después que Boca se consagrara campeón del torneo de Primera División 2017-18, sacando a relucir un número de títulos que parece inalcanzable: 67. Según la cuenta de los campeonatos entre el amateurismo y el profesionalismo, el “Xeneize” está un paso adelante de todos los equipos del fútbol argento, incluido River Plate, que cuenta con 64 después de consagrarse campeón de la Supercopa Argentina.

Vale decir que Boca Juniors cuenta con cinco trofeos de Copa Libertadores en los años 1977, 1978, 2000, 2001, 2003 y 2007, en tanto que el “Millonario” sólo pudo alzarse con las ediciones 1986, 1996 y 2015 -cuando derrotó 3-0 al Tigres de Nuevo León-.

Pero este nuevo encuentro se antoja que batirá todos los récords, más teniendo en cuenta el entrenamiento abierto al público abarrotado de hinchas que protagonizó este jueves el equipo del mellizo Guillermo Barros Schelotto, considerado un “banderazo” por Daniel Angelici, presidente de la azul y amarilla.

Y cómo será la expectativa por este duelo, que el gobierno de la ciudad de Buenos Aires clausuró “La Bombonera”, luego que más de 50,000 hinchas dentro de la cancha, y otros miles en los alrededores, colapsaran el estadio para darle su apoyo a los once dirigido por Marcelo “Muñeco” Gallardo.

Por su parte, River prevé su último entrenamiento en estas horas en el predio del Sofitel Cardales, a puertas cerradas.

“El sonido de la Bombonera, el mejor sonido para nuestros oídos en ocasión de celebrarse ayer el #FelizDíaDeLaMúsica”, según publicaron en la cuenta oficial de Boca en Twitter.

Y ese es el nivel de expectativa que manejan ambos equipos por estas horas y que han reflejado a través de sus redes sociales, como el caso del Twitter del mediocampista colombiano Wilmar Barrios, quien manifestó: “Estamos con actitud, sacrificio y ganas, por el grupo, la familia y la institución. Nos estamos preparando para que estemos todos juntos y con el mismo objetivo: dejarlo todo”.

Asimismo, quien se imagina campeón es el arquero riverplatense Franco Armani, quien resaltó que el equipo se encuentra “unido con humildad y mentalidad ganadora”

Respecto de las formaciones, el hermetismo del “Muñeco” Gallardo es similar al del “Mellizo”, que en las dos semanas que pasaron después del empate 2 a 2 en la Bombonera por el partido de ida, no dio ningún tipo de indicio sobre el equipo que tiene en mente para la revancha final, por lo tanto sólo resta esperar y aplaudir al que salga campeón.

Te puede interesar:

Argentina recibe Cumbre del G20 en medio de crisis económica

 

Siguientes artículos

Roma Oscar
Cinepólis se reserva derecho de admisión con ‘Roma’
Por

¿Realmente se respeta esa ventana de exhibición de tres meses? No necesariamente, hay películas que incluso se muestran...