Por Zacarías Ramírez y Viridiana Mendoza

Scotiabank México está de fiesta: hay avances en casi todos los rubros de su cartera de crédito y Enrique Zorrilla, su director general, asegura que lleva tiempo ganando participación de mercado y que el banco pasó de la quinta a la cuarta posición entre los mayores bancos del sistema financiero.

“Tuvimos un año muy satisfactorio, perfecto”, afirma el ejecutivo al referirse a 2015.

La institución no sigue la estrategia de banca global, pues “es perdedora”, opina. En cambio, opta por la vía del banco internacional, que tiene plataformas, definiciones de producto y estructuras políticas globales, pero es local en la búsqueda de oportunidades, en el conocimiento de la realidad y en la interacción con las autoridades, el empresariado y los clientes.

PUBLICIDAD

Los planes de crecimiento del banco están centrados en la moder­nización de las plataformas digitales del banco, por lo que las colabora­ciones interinstitucionales contri­buyen a la expansión de su presencia geográfica.

“Algo importante es que no es una unión de iguales. Es mucho más poderoso el Banco del Bajío en su región que nosotros, y la red de In­bursa es reconocida como una de las más convenientes –tiene estaciona­miento y puedes comprar el Tamiflu y los cigarros al mismo tiempo que sacas dinero del cajero– y nosotros somos el más nacional de todos. Con Afirme tengo más cajeros que la ma­yoría en Monterrey”, comentó Enrique Zorrilla.

Por el momento esta alianza es una suma de decisiones previas, comenta el directivo. “No es una red eficiente en términos de dónde hubiéramos puesto los cajeros de habernos sentado los tres bancos a planearlo, pero ese es el siguiente paso.”

El año pasado el banco ganó parti­cipación en el mercado. En el renglón de préstamos personales tuvo una disminución de 31.3%, por una venta de cartera que hizo a Santander, porque estaba en el proceso de cambiar su pla­taforma y esos créditos venían con una originación en términos de datos diferente, pero ya regre­so al crecimiento.

“Si consideras eso, crecimos la cartera en 40,300 millones de pesos (mdp) en términos brutos. Tuvimos un año muy satisfacto­rio, perfecto”, platicó Enrique Zorrilla.

El directivo comentó que la estrategia de banco inter­nacional, que no es lo mismo que global, es la ganadora. El banco internacional tiene plataformas, de­finiciones de producto y estructuras políticas globales, pero es local en la búsqueda de oportunidades, en conocer la realidad, en interactuar con autoridades, con empresarios, con la clientela.

grafico_scotiabank

Inversiones

La inversión en México de Scotiabank es cerca de 2.5 veces lo que invier­te en Norte, Centroamérica y el Caribe.

“Estamos cambiando la plataforma digital y renovando la red de cajeros; estamos en 29 ciudades del país y hemos re­fortalecido los cuerpos organizacio­nales, tanto en su capacitación como en su crecimiento”, dijo Enrique Zorrila.

Scotiabank cuenta con 3,600 mdp de inversión, lo anunciaron el año pasado. Han ejercido cerca de 40%, la mitad de ello en el cambio de su plataforma tecnológica.

“Estamos en el programa de modernización de toda nuestra red de cajeros, los que son pro­pios y los que estamos aportando a la alianza, que empezamos hace un año. Seguimos pensando que el potencial y las aspiraciones se van a venir dando con la Reforma Energé­tica y eso nos lleva a estimar montos a estructurar del orden de los 10,000 millones de dólares (mdd) en los siguientes años. No quiere decir que los 10,000 mdd van a salir de nuestro balance, pero vamos en esa línea”, comentó Enrique Zorrila.

En cuanto al sector eléctrico, Scotia está en el Top 3 del mundo, tanto en operaciones como en monto estructurado de créditos en los últi­mos ocho años. Por mucho, es uno de los bancos con mayor participación y experiencia en la estructuración de financiamiento al sector energético, incluso por encima de bancos españoles, que Citi, Goldman Sachs y JP Morgan.

 

Metas

―¿Trabajas con alguna meta?

―Pensamos crecer como hemos venido haciéndolo, en doble dígito intermedio, esto es, arriba de 15%, tanto en depósitos como en crédito, consistentemente. Tenemos una serie de segmentos que hay que de­sarrollar más, pues aunque tenemos una buena posición en pymes, esta­mos más cerca de la media, así que estamos lanzando un programa de crédito para el siguiente subsegmen­to, además de estar invirtiendo en tarjetas, en nuestro posicionamiento hipotecario. Ya somos el cuarto ban­co en este país –éramos el quinto en 2014–, así que creo que deberíamos aspirar a cuando menos 10% de las utilidades del grupo en los siguientes cinco o seis años.

 

Pemex

Para el director de Scotiabank, Pemex, era una empresa  inalterable y superpodero­sa, con requerimientos brutales de inversión y un cambio regulatorio fundamental, que la transforma de una empresa controlada a nivel central a una empresa productiva del estado que tiene sus propios órganos de gobierno, etcétera.

“De repente, vemos una empresa que está luchando para conso­lidar su futuro dentro de este marco regulatorio, económico nacional y global. Hoy está en mejor posición de definir en dónde va a invertir y cómo va a hacerlo, con quién se va a asociar y dónde dejará de hacerlo, y la Reforma Energética tendrá su vigencia en la atracción de otro tipo de inversiones”, comentó el directivo.

 

―¿Qué tan expuestos están como ban­co a Pemex y a sus proveedores?

―No tenemos (exposición) por el lado de los proveedores. Nos hemos acercado y analizado nuestras propias líneas (de crédito), cómo están contratadas, los plazos. Es nuestra labor acercarnos de inme­diato a informarnos de cuáles son sus perspectivas y no tenemos en este contexto problema o casos que nos preocupen.

 

―¿Y la exposición con Pemex misma?

―Somos un participante del finan­ciamiento de Pemex, pero nuestra perspectiva es que la empresa está en una circunstancia de transición y evolución, pero no de estancamiento.

 

―¿Hay acercamientos con Pemex para tratar los temas específicos?

―Hay comunicación permanente.

 

―¿Y qué es lo último que les han dicho?

―En términos específicos de su estrategia, fue el cambio de pagos y recalendarización, el análisis que hacen de todo el panorama de deuda y las decisiones que en tal sentido van a tomar y en las cuales formare­mos parte.

Pemex sigue teniendo el respaldo del gobierno federal y eso es muy importante. Su director general ha comentado que el problema que él ve es de liquidez, no de solvencia, y es una excelente oportunidad para que Pemex se transforme en la empresa que debe ser, desde el punto de vista productivo, y eso sólo ocurre cuando hay crisis importantes como las que están viviendo.

 

―¿Hay confianza de que recuperarán su dinero? ¿Hay acercamientos específicos con ellos?

―Tenemos verdadera confianza en que Pemex está en la ruta adecuada, no vemos de forma alguna un escenario catastrófico.

 

―¿Hay acercamiento?

―Con el secretario de Finanzas y con la nueva administración.

Pero el crédito le va a costar más a Pemex porque hay un entorno de mayores tasas y tienen un balance muy complicado.

Sin duda el financiamiento estará reflejando las condiciones del mercado en los plazos y en las reno­vaciones que tengan que hacerse.

 

¿Qué los hace diferentes?

Lo que Scotiabank busca hacer para lograr diferenciarse del resto de los competidores, es un buen rendimiento y el arraigo del cliente.

“Seguimos siendo el banco con el mejor servicio, tenemos una marca amigable, transparente, no polariza, sino al contrario, es un verdadero diferenciador. Ya sean seguros, inversiones o sociedades de inversión, refrendamos nuestra voluntad de asesoría y no estamos empujando necesariamente nues­tros productos. En créditos a largo plazo es la estructuración y la identificación de necesidades genuinas que tratamos de resolver”, destacó Enrique Zorrila.

 

Siguientes artículos

dolar-peso
Dólar, muy cerca de llegar a 19 pesos en bancos
Por

En las ventanillas de Banamex, el billete verde se vende en 18.90 pesos, mientras que en BBVA Bancomer se cotiza a la ve...