Empresas petroleras estadounidenses se encuentran preocupadas por que el posible ganador de la elección presidencial mexicana haga sus propias jugadas nacionalistas, de acuerdo con el diario The New York Times.

Andrés Manuel López Obrador, candidato puntero en las encuestas, ha dicho que piensa revertir políticas que han reforzado los lazos entre Estados Unidos y México en cuanto a la producción y el consumo energéticos.

De acuerdo con el diario, esa propuesta además de amenazar los márgenes de ganancia de refinerías en Estados Unidos, reducirían la producción petrolera en Texas e impedirían la perforación en aguas profundas en el golfo de México por parte de gigantes petroleros como Exxon Mobil y Chevron.

También puedes leer: La reforma energética tuvo impacto negativo: empresarios

PUBLICIDAD

“También pondría en jaque el superávit comercial en materia energética que tiene Estados Unidos con México, que alcanzó unos 15,000 millones de dólares el año pasado”, dice el New York Times.

Obrador ha prometido dedicar cerca de 6,000 millones de dólares a la construcción de dos refinerías que procesarían el crudo para el consumo doméstico.

La principal asesora energética de Obrador, Rocío Nahle García, propuesta como la secretaría de Energía en caso de un triunfo del candidato, se han pronunciado a favor de congelar las licitaciones o subastas públicas futuras para perforación en aguas profundas y de revisar los contratos ya existentes con petroleras internacionales.

“No podemos entregar de manera irresponsable nuestras reservas petroleras a las trasnacionales”, dijo recientemente Nahle, ingeniera petroquímica de formación, durante una reunión con trabajadores petroleros de Poza Rica, Veracruz.

 

Siguientes artículos

Comercio México-Brasil puede aumentar hasta 60% si hay TLC
Por

El comercio entre México y Brasil es de alrededor de 10,000 millones de dólares en promedio anualmente. Éste puede aumen...