La industria petrolera privada que opera en México invertirá 2,800 millones de dólares el próximo año.

Estos recursos aprobados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) derivan de nueve rondas petroleras, tres asociaciones de privados con Pemex y cuatro migraciones de contratos de servicios.

Si se consideran dos contratos y una migración adicional de la compañía estatal, la cifra escala a 3,600 mdd, según cifras del regulador energético a junio de 2019.

Un botón de  muestra: tan solo tres empresas, Hokchi Energy, Talos y ENI, con contratos de la ronda 1.1 y 1.2  en aguas someras del Golfo de México, concentran casi la mitad —1,260 mdd— del monto que se desembolsará la industria el próximo año.

La proyección de inversiones en exploración y producción de hidrocarburos en nuestro país sumará 36,000 mdd hacia el 2048, de acuerdo con los datos del regulador energético del primer semestre de este año.

Inversiones derivadas de las rondas petroleras, migraciones y farmouts (Gráfica: CNH)

¿Mucho o poco?

Si bien la cifra puede parecer menor, esto se debe a que las inversiones aprobadas corresponden mayoritariamente a actividades de exploración y no de producción, además de que los campos licitados en aguas profundas del Golfo de México, donde ocurren las inversiones más fuertes, toman más de 10 años.

“Todavía no aprueban la mayoría de los planes de desarrollo en algunas áreas, aún están en evaluación. Están dentro de lo que es viable. Hokchi y los demás van a construir infraestructura. Algunos van a poner un FSPO.  La inversión que tenían  está dentro de las condiciones para evaluar el campo”, consideró el analista de la firma energética Caraiva y asociados, Ramsés Pech.

El experto se refiere a la unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga (FSPO) que contrató ENI y con la que pretende una producción de 100,000 barriles de petróleo equivalente por día en 2021 con el pozo Miztón-2.

Pero el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador canceló las rondas petroleras y asociaciones de Pemex con privados, dejando abierta la posibilidad de retomarlas una vez que las empresas comiencen a producir hidrocarburos.

El último dato disponible de producción privada contabiliza 31,800 barriles diarios en junio de este año. La meta gubernamental hacia final de sexenio es de 280,000 barriles diarios.

Lee también: Aumento en producción petrolera requiere mucho tiempo: Amexhi

 

Siguientes artículos

Minimiza los riesgos al querer abrir un negocio
Por

hay que pensar que no necesariamente se puede renunciar al trabajo fijo que ya se tiene confiando en el éxito y rentabil...