Las estimaciones de crecimiento para el segundo trimestre rondan en un 2%, por lo que la economía estadounidense parece dirigirse a su peor desempeño semestral desde el 2011.

 

Reuters

La economía de Estados Unidos se contrajo en el primer trimestre debido a un clima invernal inusualmente severo y a la fortaleza del dólar, aunque posteriormente la actividad ha repuntado modestamente.

PUBLICIDAD

El Gobierno redujo el viernes su estimación del producto interno bruto en los primeros tres meses del año para mostrar que se contrajo un 0.7% en vez de crecer un 0.2%, como proyectó el mes pasado.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters esperaban que el PIB fuera revisado a la baja para mostrar una contracción de un 0.8%.

Un mayor déficit comercial y una menor acumulación de inventarios de empresas que lo proyectado previamente respondieron por buena parte de la revisión a la baja del PIB.

También hubo una modesta revisión a la baja en el gasto del consumidor.

Las estimaciones de crecimiento para el segundo trimestre rondan en un 2%, por lo que la economía estadounidense parece dirigirse a su peor desempeño semestral desde el 2011.

No obstante, los economistas advierten que no debería darse tanta importancia a la baja en la producción. Afirman que la cifra del PIB del primer trimestre fue contenida por una confluencia de factores temporales, incluyendo un problema con el modelo que usa el Gobierno para despojar al dato de factores estacionales.

Además, algunos economistas, incluyendo a los del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, han manifestado dudas sobre la exactitud de las estimaciones del PIB para el primer trimestre, que han tendido a mostrar debilidad en los últimos años.

Una medición de la demanda interna fue revisada una décima al alza, a una tasa de 0.8%, y el gasto de las empresas en equipamiento fue mucho más enérgico a lo estimado previamente.

El crecimiento también se vio afectado por un fuerte declive de las inversiones en el sector energético debido a que empresas como Schlumberger y Halliburton respondieron al desplome de los precios de crudo.

Economistas estiman que las nevadas inusualmente copiosas en febrero restaron al menos un punto porcentual al PIB.

El comercio fue afectado tanto por la fortaleza del dólar como por una disputa ya resuelta en puertos de la costa oeste, que afectó a las exportaciones durante el trimestre y luego llevó a una ola de importaciones en marzo.

Eso provocó un déficit comercial que sustrajo 1.90 puntos porcentuales del PIB en vez de los 1.25 puntos porcentuales informados el mes pasado.

El reporte del PIB también mostró que las ganancias corporativas antes de impuestos bajaron un 8.7%o, la mayor caída en un año y el segundo retroceso trimestral consecutivo, debido a que el dólar pesó en las multinacionales y los precios del petróleo afectaron a firmas domésticas.

 

Siguientes artículos

Blatter se reelige en medio de crisis
Por

El suizo dejó en el camino al príncipe jordano Ali bin Al Hussein, debido a que éste último declinó seguir en las elecci...