Reuters.- La economía de Estados Unidos se frenó menos a lo previsto en el tercer trimestre debido a que una reducción de las exportaciones de soja vinculada a los aranceles fue contrarrestada parcialmente por el gasto del consumidor más fuerte en casi cuatro años y un incremento de las inversiones en inventarios.

El Producto Interno Bruto (PIB) subió a una tasa anualizada de 3.5%, también respaldada por el sólido gasto gubernamental, dijo el viernes el Departamento de Comercio en su primera estimación del crecimiento del PIB del tercer trimestre.

Aunque se trató de una desaceleración frente a la tasa de 4.2% del segundo trimestre, de todas maneras superó el potencial de crecimiento de la economía, que los expertos calculan en 2%.

En comparación al tercer trimestre de 2017, la economía creció un 3.0%, el mejor desempeño desde el segundo trimestre de 2015, lo que la mantuvo encaminada a alcanzar la meta del Gobierno del presidente Donald Trump de una expansión en 2018 de 3%.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el PIB se expandiera a un ritmo de 3.3% en el tercer trimestre.

 

Siguientes artículos