El crecimiento económico de Estados Unidos durante el segundo trimestre del año fue menos débil de lo que se esperaba, y hoy el Departamento de Comercio indicó en su tercera estimación que el Producto Interno Bruto (PIB) se expandió a una tasa anual de 1.4%, por encima del 1.1% reportado el mes pasado.

Esto debido a que las exportaciones tuvieron mayor impulso que las importaciones y las empresas aumentaron sus inversiones, lo que es visto como señales alentadoras para el panorama económico estadounidense.

La revisión incorporó datos que mostraron que las empresas recortaron las inversiones en inmuebles y equipamiento menos de lo que el gobierno había previsto.

Así, el crecimiento general de la inversión empresarial fue de 1.0% anual, que representó el primer avance desde el tercer trimestre del año pasado, y que sugiere que lo peor del desplome de la inversión en el sector energético ya habría pasado.

PUBLICIDAD

Por otro lado, la economía estadounidense ha tenido problemas para recuperar impulso desde que la producción empezó a desacelerarse en los últimos seis meses del 2015.

También se indicó que el gasto del consumidor fue sólida en el segundo trimestre, al subir a una tasa anual de 4.3%; mientras que el alza de las exportaciones superó a las importaciones con la suficiente fuerza como para alentar al PIB de mejor manera desde el tercer trimestre del 2014.

Las empresas siguieron reduciendo sus inventarios, bajando existencias en 50,200 millones de dólares y restando crecimiento al PIB, mientras que la construcción también se hundió.

En un contexto de especial atención a las decisiones de la Reserva Federal (Fed), el dato del PIB tendría escaso impacto en el panorama de política monetaria a corto plazo.

 

Siguientes artículos

Urbi prevé ingresos por 31,400 mdp en los próximos cinco años
Por

Urbi estima que un 93% de los ingresos esperados provendrían de la venta de unas 57,100 viviendas y el resto de la comer...