Tierra fértil de grandes empresas y empresarios mexicanos, la Comarca Lagunera a veces muestra realidades insondables: Las Vegas está aún lejos de aquí, pero ese no es obstáculo para irrumpir en el mundo de las apuestas.

Playdoit es la jugada de jóvenes empresarios de la región, que apenas rebasan la treintena, pero que han dedicado buena parte de esos años en la creación de un proyecto que cambia el panorama de las plataformas de juegos online.

La propuesta no busca enganchar a los usuarios, sino fomentar el entretenimiento y los aspectos positivos del juego. De ahí que, desde su llegada, sorprendió como la primera plataforma disponible en el país en colocar límites. Es decir, los usuarios se autodesignan topes de dinero a jugar por día, por semana o por mes, lo que evita gastos o pérdidas que exceden el presupuesto de los usuarios.

“Queremos que la gente reconozca sus límites, algo en lo cual la tecnología nos ayuda mucho, al contrario de lo que pueda pasar en un casino físico. Nos hemos basado en estudios de universidades reconocidas, como la UNAM”, dice Roberto Müller, representante de la marca.

En 2012, la Máxima Casa de Estudios anunció su primer programa dirigido a la atención de jugadores compulsivos, pero para Playdoit, el tema puede prevenirse desde el momento en el que el usuario decide entrar a su casino en línea, impulsando un juego más consciente.

“Durante los últimos seis años nos hemos dedicado a conocer las políticas y normas de aquellos países que más han avanzado en la materia, como Finlandia o Suecia, para complementar una plataforma vanguardista y actualizada”, asegura Müller.

“Nos hemos dedicado a conocer las políticas y normas que más han avanzado en la materia, para complementar una plataforma vanguardista y actualizada”

De hecho, la tecnología que utiliza Playdoit es un conjunto de herramientas provenientes de distintas partes del mundo, como los ya mencionados países escandinavos, así como Rusia, Suiza y Hong Kong.

“Cabe aclarar que nuestra plataforma es mexicana, operada por mexicanos, pero respaldada por recursos seleccionados de diferentes partes del mundo”, puntualiza el experto.

Hecho en México

En un edificio improbable dentro del paisaje lagunero se ubica el centro de operaciones de Playdoit –oficinas modernas, rodeadas de antiguas construcciones–, en las que unas 80 personas teclean, revisan códigos, autorizan nuevos registros, pagan y cobran por los juegos y actualizan segundo a segundo la información de la plataforma.

Playdoit también llegó para revolucionar el sistema de pagos. Fue la primera en atreverse a pagar a los ganadores en un lapso de menos de una hora después del cierre de su evento (siempre y cuando los usuarios se encuentren correctamente registrados ante el sistema).

Playdoit también llegó para revolucionar el sistema de pagos. Fue la primera en atreverse a pagar a los ganadores en un lapso de menos de una hora después de completar el proceso de validación.

De la misma forma, ha buscado que su infraestructura tecnológica llegue incluso a aquellos que no utilizan la banca tradicional. “Tenemos la opción de realizar los pagos de la apuesta por medio de Oxxo, en donde una vez registrado, puedes acceder de forma más ágil la siguiente ocasión que vayas a realizar tu pago a estas tiendas de conveniencia”, indica Müller.

En un país cuya bancarización todavía tiene pendiente a más del 30% de la población, los emprendedores saben que es necesario buscar formas para adaptarse y llegar a ese público.

Cada paso innovador que da la sala de juegos en línea está fríamente calculado: se trata de una de las plataformas que han cumplido con cada exigencia de la regulación de Gobierno, en muchos casos han sido incluso precursores de cómo se controla una casa de juegos en línea de este tipo desde la autoridad.

“Siempre se ha creído que las salas de juego están en zona gris, que no hay ley que las rija. Sin embargo, la regulación ya tiene algunos años y se ha actualizado con los lineamientos que protegen a los clientes. Desafortunadamente, hay plataformas actualmente que no cuentan con todos los registros o no han seguido todos los lineamientos”, contrasta el especialista. Playdoit cuenta con todos los permisos exhibidos en su página web y el número que le ha conferido Gobernación para operar.

El especialista sugiere buscar dichas autorizaciones en la plataforma de juegos que el cliente elija.

Herencia de éxito

“Del lado de las empresas, seguimos los lineamientos para ‘culturizar’ y así mejorar la industria y el producto. Nosotros somos muy respetuosos de las reglas de cada país, por eso solo aceptamos usuarios dentro del territorio nacional y somos los primeros en presentar los permisos o cambios que requiera el regulador”, enfatiza el vocero de la firma.

Pese a la gran cascada de permisos para salas de juego que se han autorizado en los últimos años, Playdoit camina y escala rápido en cuanto a usuarios y juegos. En la actualidad ofrece oportunidades de apuesta desde 10 pesos, con líneas diversas y todo tipo de deportes –desde NFL hasta Champions League-, lo que ha llevado a este emprendimiento a competir con aquellos que dominan el mercado sin tener los diferenciales con los que ha avanzado Playdoit.

La herencia de La Laguna ha enseñado que no importa si se trata de economía primaria, se han erigido como una de las mayores cuencas lecheras y campos de cultivo del país; tampoco importa si el tema es el retail, pues marcas de supermercados compiten de tú a tú con los gigantes trasnacionales; ahora, que una sala de juegos en línea originaria de la región se posicione en poco tiempo como un líder indiscutible de la industria, tampoco debería sorprender a nadie.

 

Siguientes artículos

CES 2020 | Este brazalete quiere decirte qué debes comer o no, según tu ADN
Por

La startup de origen inglés Dnanudge, fundada por el biomédico Chris Toumazou, desarrolló un brazalente inteligente que...