Karli, una muppet de color verde y dos coletas de pelo rubio, es la nueva integrante de la pandilla de Plaza Sésamo, que fue presentada este miércoles.

La pequeña de 6 años y medio será incluida en la serie para explicar los problemas que afrontan los infantes cuyos padres tienen problemas de adicciones, algo que afecta a 5.7 millones de menores de 11 años en Estados Unidos.

“Las adicciones son vistas como un “problema de grandes” pero afecta a infantes en maneras que a menudo no son visibles”, explican los directores de la serie en su cuenta de Twitter.

En el sitio dedicado a la atención del problema de adicciones en padres, se explica que Karli busca dar esperanza a los menores que viven en esos contextos. “Los hijos a menudo piensan que es su culpa; ellos sienten pena, vergüenza, culpa y soledad; quisieran ser invisibles”, expone el sitio.

Plaza Sésamo ha buscado aumentar la inclusión entre sus personajes con el fin de fomentar en sus espectadores la tolerancia y la aceptación a la diversidad. En 2017, la serie incluyó a Julia, una muppet con autismo.

 

Siguientes artículos

Premios Nobel israelíes hallan posible cura para la diabetes
Por

Un equipo de notables investigadores y empresarios con sede en Jerusalén afirma tener una cura para la temida enfermedad...