Durante los últimos 22 años Nintendo ha construido un verdadero imperio usando apenas una de sus marcas: Pokémon. Desde 1996 a la fecha han sido publicados más de 50 títulos entre juegos para consolas portátiles, consolas portátiles y ahora hasta móviles, a lo cual se suman series animadas, películas, ropa, juguetes y hasta cereales, todos bajo la licencia de Pokémon.

Esta marca hoy se encuentra más viva que nunca, al punto de que Nintendo acaba de lanzar dos nuevos videojuegos, que vuelven a las raíces de sus títulos clásicos, trayéndolos a la modernidad del Nintendo Switch. Estos juegos se llaman Pokémon: Let’s Go, Pikachu! y Pokémon: Let’s Go, Eevee! y fueron desarrollados por Game Freak, el estudio que creó el primer título de la serie y se ha mantenido a cargo de ella durante todo este tiempo.

Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee! son versiones distintas del mismo juego que se complementan entre sí, de la misma forma en que por ejemplo las versiones Red y Blue se complementaban. Cada uno tiene exactamente la misma base del juego, con las mismas mecánicas, objetivos y retos, pero cada uno cuenta con algunas diferencias entre las criaturas Pokémon disponibles.

Foto: Pokémon Company.

Estos dos nuevos títulos marcan una nueva era muy importante en la , ya que ésta incluye distintos géneros, que van desde RPG, puzzle, batallas, e incluso sociales. Los juegos principales de la serie son los de tipo RPG, donde tomamos el lugar de un entrenador Pokémon que comienza un viaje donde debe capturar a estas criaturas y vencer a sus oponentes en el camino. Éste es el tipo de juego más ambicioso de la franquicia y siempre ha estado exclusivamente en las consolas portátiles de Nintendo. Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee! son los primeros en salir para una consola casera, aunque técnicamente el Nintendo Switch también es una consola portátil.

PUBLICIDAD

El gran salto que representa estar en el Switch, en cuanto a que es una consola casera, es en los valores de producción y los gráficos. Ahora tenemos un mundo 100% tridimensional, con muchos más detalle que dan realismo al mundo y lo hacen más atractivo. El fundamento de ambos juegos es la conocida y tan querida fórmula de tomar el lugar del protagonista, del cual al principio del juego necesitamos elegir el género y darle un nombre de forma que nos represente a nosotros. Además de una evolución lógica y esperada, estos nuevos juegos son un renacimiento de la serie, pues están basados en Pokémon Yellow, de 1998, ya que esta nueva aventura se lleva a cabo en el mismo lugar, con las 151 criaturas originales, incluyendo a varios de los mismos personajes clásicos, pero con adiciones de las últimas generaciones del juego.

Foto: Pokémon Company.

La primera gran diferencia entre Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee! es que en uno recibimos a Pikachu y en el otro a Eevee como primer Pokémon. Ellos nos acompañarán en toda la aventura, pues ninguno de estos dos compañeros se queda dentro las Pokéballs. Un elemento importante del juego es que, para avanzar en la aventura, necesitamos construir una relación fuerte con estos Pokémon tan especiales, por lo que es necesario jugar con ellos y alimentarlos para lograr una mayor cercanía, lo cual tendrá un impacto en su desempeño en las batallas. Otra razón por la que Eevee y Pikachu son especiales es que ninguno de los dos evolucionará durante el juego.

Otro de los cambios más significativos que se introducen en estos dos títulos es la mecánica para atrapar nuevos Pokémon. Cuando nos movemos por el mundo, nos encontraremos con ellos en la naturaleza y podemos decidir si queremos acercarnos o evitarlos: una vez que tenemos la oportunidad de atraparlos, no es necesaria una batalla, ya que sólo hay que arrojar la Pokéball hacia él. Sin embargo, no todo es tan fácil debido a que nuestro éxito dependerá de la puntería y coordinación que tengamos usando uno de los distintos esquemas de control que permite el Switch: si tenemos los Joy-Con separados, habrá que usar los movimientos de éstos, mientras que si estamos usando el esquema de control estándar, sólo tenemos que apuntar y lanzar la bola en el momento exacto. Además de esto, hay que considerar el usar distintos ítems para distraer a los Pokémon.

Foto: Pokémon Company.

El mundo es muy similar a como lo conocimos en los antecesores de la serie RPG, donde tenemos que ir de un pueblo a otro, venciendo a los líderes de los gimnasios, atrapando nuevos Pokémon y superando los retos del camino. Las batallas funcionan por turnos, donde necesitamos elegir el ataque que hará nuestro Pokémon dependiendo del tipo de criatura a la que estamos enfrentando, en un sistema de piedra, papel o tijera que funciona con las clases de Pokémon: electricidad, fuego, planta, roca, insecto, etc.

Si bien el nuevo sistema para atrapar Pokémon viene directamente del exitoso Pokémon GO, ésta no es la única conexión con el juego móvil, ya que es posible transferir nuestras criaturas que tengamos ahí hacia Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee!. Esto es un atractivo increíble para los que le han dedicado tantas horas de juego durante estos dos últimos años de popularidad. Sin duda esto puede ser un atractivo difícil de resistir para los jugadores más serios de Pokémon GO.

Foto: Pokémon Company.

Como es de esperarse, en un título de este tipo la progresión es bastante lenta y demandante, ya que cada que vamos avanzando de un lugar a otro necesitamos detenernos en numerosas ocasiones para atrapar Pokémon o tener batallas con personas en el camino, así como mediante el desarrollo de la historia. Cada una de las versiones, Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee!, contiene una base de criaturas en común, con otras que son exclusivas. Sin embargo, no están diseñados para que un mismo usuario compre los dos y los juegue sucesivamente, sino para alentar la interacción con otros jugadores, ya que quienes tienen la versión Pikachu, necesitarán forzosamente intercambiar criaturas con los que tienen la versión Eevee para tenerlos todos.

Todos estos elementos apuntan a una estrategia que una y otra vez ha comprobado ser efectiva: apuntar al público joven. Así como en su tiempo las versiones Red y Blue eran perfectas para dar algo distinto a los niños de una misma familia, Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee!, están hechos para que las nuevas generaciones puedan adentrarse de lleno en el mundo de Pokémon, sobre todo si éste es el primer título de la franquicia que se juega. Por eso tienen un nivel de dificultad bastante accesible y un diseño intuitivo que hace divertidas sus mecánicas, eliminando las partes menos atractivas.

Foto: Pokémon Company.

Con estos dos nuevos títulos, Nintendo ha diseñado una nueva aventura que mantendrá emocionados a los usuarios veteranos que han seguido la serie, gracias a su especial mezcla de nostalgia y modernidad, pero por el por el otro lado, tienen todo lo necesario para capturar a una nueva generación de y convertirlos en fanáticos de Pokémon. Sólo es cuestión de tiempo para que veamos a Let’s Go, Pikachu! y Let’s Go, Eevee! Convertirse en dos de los más grandes éxitos de la generación del Nintendo Switch.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Nintendo presenta en México el Super Smash Bros. Ultimate
Por

Luego de varios meses de espera, la firma japonesa finalmente presentó en nuestro país este juego, el cual contará con 7...