Omar Treviño, líder del cártel del narcotráfico Los Zetas fue capturado esta madrugada por la Policía Federal en Monterrey, Nuevo León.

 

Reuters

PUBLICIDAD

Soldados y policías federales de México capturaron a Omar Treviño Morales, líder del sangriento cártel de Los Zetas, en el segundo golpe contra poderosas organizaciones del narcotráfico en una semana.

Treviño, conocido como el Z-42 y hermano del capturado ex líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, fue arrestado en la madrugada en una lujosa zona de la norteña ciudad de Monterrey, confirmó un portavoz de la Policía Federal bajo condición de anonimato.

La detención ocurrió días después de la captura de Servando Gómez, La Tuta, líder del cártel de Los Caballeros Templarios, rivales de los Zetas, en el occidental estado de Michoacán.

El Gobierno mexicano ofrecía 30 millones de pesos (1.99 millones de dólares) por información que llevara a la captura de Treviño. Estados Unidos ofrecía una recompensa de hasta 5 millones de dólares.

Funcionarios de seguridad han dicho que Los Zetas -una organización que nació con desertores de un cuerpo élite del Ejército mexicano- está diezmada tras la caída en el 2012 de Heriberto, El Lazca, Lazcano a manos de infantes de Marina, y un año después la captura del capo Miguel Ángel Treviño.

Omar Treviño es considerado autor de asesinatos y secuestros en la fronteriza ciudad de Nuevo Laredo entre el 2005 y el 2006 y de introducir enormes cargas de cocaína a Estados Unidos cuando Los Zetas eran el brazo armado del antiguo cártel del Golfo, según la página de internet de la DEA.

Los Zetas rompieron con el cártel en el 2010 y comenzaron a crecer, convirtiéndose en una de las peores amenazas a la seguridad en México por sus sangrientos métodos para eliminar rivales y por expandir sus operaciones a los secuestros y las extorsiones en los territorios que conquistaban.

Además, son señalados como los autores de la matanza en el 2010 de 72 inmigrantes centroamericanos que iban camino a Estados Unidos y de otros 193 inmigrantes al año siguiente.

 

Siguientes artículos

La vida no es color de rosa… ni en Facebook
Por

Hoy, un empleado sólo necesita una red social para expresar sus quejas respecto a su entorno laboral o conocer cómo es r...