Sergio Reyes, de 18 años e hijo de inmigrantes mexicanos de Puebla, murió luego de recibir 14 balazos de la policía de Nueva York el domingo pasado por presuntamente robar cervezas en una tienda de abarrotes en Brooklyn.

De acuerdo con informes de la oficina forense de la ciudad de Nueva York, el joven presentó 14 heridas de bala en torso, extremidades, corazón, pulmones, aorta, médula espinal, hígado, estómago y huesos.

El estudiante de preparatoria fue ultimado la madrugada del domingo pasado luego de que presuntamente asaltara un comercio de abarrotes en el vecindario de Bushwick.

PUBLICIDAD

La policía de Nueva York señaló que Reyes aparentemente robó 12 cervezas. Asimismo, difundió imágenes del video del circuito cerrado que capta al joven en el momento del asalto.

Te interesa leer: Trump quiere deportar inmigrantes a México, aunque no sean mexicanos

En la grabación se observa como el joven apunta con una pistola de postas al encargado de la tienda Garden Deli and Grill, ubicada en el número 185 de la calle Starr, en Brooklyn.

De acuerdo con el encargado, Sergio tomó un six de cervezas del refrigerador y dos más de la hielera, puso la mercancía en la caja y sacó el arma con la cual lo amenazó.

El cajero llamó al 911 mientras el joven salió de la tienda y a pocos metros fue donde los policías lo abatieron.

Tras recibir la alerta de robo, la policía confrontó a Reyes en la calle Starr, donde aparentemente el adolescente amenazó a los uniformados con un arma de municiones.

“El sospechoso entró a la tienda y robó al dependiente a mano armada, el oficial le ordenó detenerse e interceptó al sospechoso enfrente del número 169 de la calle Starr. El sospechoso tenía un arma de fuego en las manos y apuntó a los policías. Ellos dispararon y lo balearon en múltiples ocasiones”, explicó Terence Monahan, Jefe de la Policía.

También puedes leer: Trump quiere usar a la Guardia Nacional para detener a inmigrantes

Patricia Reyes, inmigrante poblana de 48 años de edad, explicó al medio de información local DNA News, que su hijo ya había muerto cuando ella y su marido llegaron al Centro Médico Woodhull en la madrugada del domingo.

Patricia se dedica a limpiar viviendas en el vecindario del sur de Williamsburg, en tanto que su esposo, Antonio Tlapanco, vende flores. La pareja ha procreado seis hijos en Estados Unidos, incluido Sergio.

La investigación del hecho continúa.

 

Con información de Notimex y Denise Maerker

 

 

Siguientes artículos

Gasolineras, un negocio poco rentable para Walmart: analistas
Por

Walmart abriría alrededor de 200 gasolineras en el país, un plan que para los analistas tiene poco sentido, pues la comp...