Si bien América Latina no muestra signos preocupantes de recesión, la economía de la región ha desacelerado su crecimiento, estimó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“A nivel general, se espera que la región crezca un 2% en 2019 y un 2.5% en 2020: tasas muy inferiores a las de sus pares de otras regiones”, dijo Alejandro Werner, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo.

Añadió que hay tres motivos principales de la desaceleración: el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales, caída de los precios de las materias primas y una contracción de las condiciones en la política monetaria en varios países de la región.

Aunque, particularmente para México, la política económica ha tenido un rol relevante: la interrupción del proyecto de construcción del NAIM y cierto retroceso en algunas reformas de los sectores de la energía y la educación potenciaron la incertidumbre respecto de las políticas económicas en el país, explicó Werner.

“Las perspectivas siguen afectadas por la incertidumbre. Las proyecciones de crecimiento para 2019 y 2020 se revisaron a la baja (al 2.1% y al 2.2%, respectivamente), a causa del menor impulso de crecimiento en 2018, la incertidumbre respecto de las políticas económicas del nuevo gobierno y las condiciones monetarias y financieras, más restrictivas de lo esperado”.

No obstante, señaló que “la firme ejecución del prudente presupuesto de 2019, que apunta a mantener el superávit primario en 1% del PIB, será crucial para demostrar el compromiso del nuevo gobierno con la responsabilidad fiscal y la reducción sostenida del coeficiente de deuda pública. El avance de las reformas estructurales, muy necesarias, podría impulsar el crecimiento potencial a mediano plazo”.

 

Siguientes artículos

¿Podría el Brexit retrasarse hasta el 31 de diciembre?
Por

Los parlamentarios británicos pretenden poner en marcha varias iniciativas, entre la de solicitar un retraso de la fecha...