Pedro, un microempresario mexicano, tiene previsto viajar a Estados Unidos por negocios, sin embargo, no está entre sus planes ir con su familia a ese país por gusto o placer luego de la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. “No iría (a EU) por las políticas de Trump”, dice.

En general, el total de llegadas de turistas a Estados Unidos bajó 4% de enero a julio de 2017 a más de 41 millones de visitantes frente a igual periodo de 2016. En el caso de los pasajeros mexicanos que volaron a territorio estadounidense, la cifra cayó poco más de 8% a 9.56 millones de personas en el mismo tiempo, de acuerdo con los últimos datos publicados por la Oficina Nacional de Viajes y Turismo (NTTO) del país vecino.

Sin embargo, en el caso de los visitantes canadienses, la cifra aumentó 4.6% a 11.59 millones en el mismo lapso.

“La elección de Donald Trump ha generado una nueva incertidumbre en las perspectivas de la industria de viajes de ese país. Mientras que una presidencia con Hillary Clinton (la contendiente demócrata) habría sido ampliamente considerada como una continuación a las políticas existentes”, señala un reporte de la firma de investigación económica Oxford Economics publicado en noviembre de 2016, cuando el también empresario ganó las elecciones.

PUBLICIDAD

Durante su campaña electoral hace dos años, el mandatario propuso construir un muro en la frontera con México como parte de su plan de mejorar la seguridad fronteriza, al tiempo en que prometió cambios en las políticas de inmigración, lo que incluía impedir el ingreso de musulmanes a territorio estadounidense.

“Veremos un impacto, por eso es importante estar en persona y decir que estamos interesados en que la gente vaya y que, a pesar de lo que está pasando y con la presidencia de Trump, son bien recibidos (los turistas)”, dijo Misti Kerns, representante del sector turismo de Santa Mónica, en Los Ángeles, en una visita el pasado mes de mayo de 2017 a México como parte de las campañas y esfuerzos por parte de California para no perder turistas mexicanos.

Puedes leer: California no quiere perder turistas mexicanos por Trump

Frío, dólar caro y Canadá también impactan

Especialistas señalan que el dólar caro frente al peso mexicano, la eliminación del requisito de Visa para los mexicanos que quieren viajar a Canadá desde diciembre de 2016, así como el actual clima frío en Estados Unidos afectan al turismo en el país que gobierna Trump.

“Para 2018, hay una perspectiva brillante (de viajes en el mundo), con excepción de los Estados Unidos, donde se espera que el clima sea algo más frío que en el resto del mundo”, opinó la empresa ForwardKeys, que realiza pronósticos con base en 17 millones de transacciones de reserva de vuelos al día.

Por otra parte, la demanda de viajes a destinos nacionales ha incrementado más en comparación con los internacionales ante la fortaleza del dólar, comentó David Rebolledo, director general de la agencia de viajes BestDay.com.

“Hemos visto un crecimiento mayor en los viajes domésticos. No fue una tendencia de todo el 2017, pues hay que recordar que durante un momento estuvimos otra vez en los 17 pesos por dólar, un tipo de cambio más favorable en comparación con los 21 pesos de 2016, y en ese lapso de este año vimos una recuperación de los viajes internacionales. Pero en un resumen del año, los viajes nacionales crecen a una mayor tasa”, señaló el directivo en entrevista.

El pasado abril de 2017, Luis Noriega, director de Air Canada para México, Centroamérica y Cuba, afirmó que la aerolínea esperaba un incremento en el tráfico de pasajeros desde la Ciudad de México a Montreal, principalmente por el retiro de la Visa para viajar al país de la hoja maple, al tiempo en que se han visto beneficiados por el dólar canadiense más barato frente a la moneda estadounidense.

Te recomendamos: Viajes nacionales, los ganadores por dólar fuerte: Best Day

 

Siguientes artículos

‘Ninis’ cuestan a México 194,000 millones de pesos anuales
Por

La OCDE reveló una estimación sobre el costo económico para México por la juventud desempleada y que no estudia.