Por Ruth Mata

Cuando se habla de combatir la corrupción en México, los hombres de negocios deben tomar un rol activo en contra de este mal que no deja crecer al país, dijo Alejandro Legorreta, director general del fondo de inversión Sabino Capital durante la octava edición del Foro Value Investing Forum, VIF 2016.

“No va a haber inversión millonaria ni reforma extraordinaria que alcance para que en verdad podamos detonar el crecimiento del país, si no abatimos la corrupción y la impunidad y todo lo que generan esas variables”, comentó el hombre que fundó el Instituto VIF en 2008, con la intención de provocar el diálogo entre inversionistas e industria.

PUBLICIDAD

Alejandro Legorreta es un empresario mexicano nacido en Yucatán. Junto con su esposa, hija de Roberto Hernández, presidente honorario de Banamex, preside la Fundación Legorreta Hernández, que tiene como objetivo acelerar el desarrollo social en México a través de programas integrales dirigidos sobre todo a niños y jóvenes. Él también forma parte del Consejo de Administración de la Casa de Bolsa Acciones y Valores Banamex y de Afore Banamex.

“Tienen que poner el ejemplo, no se puede sólo estar mandando mensajes cuando en el fondo no haya acciones concretas que hagan que se cumpla la ley. En el sector privado también, porque hay que recordar que por cada político corrupto, hay uno, o dos o tres empresarios corruptos que están relacionados con esa transacción”, lamentó.

Alejandro Ramírez, presidente del Consejo Mexicano de Negocios y director general de Cinépolis agregó durante el Foro: “Vamos a ver más inversiones mexicanas y extranjeras, pero todavía vemos que hay partes en donde fluye menos inversión y sucede por eso, porque hay más debilidad en el Estado de Derecho. En Tamaulipas, por ejemplo, vemos que hay problemas de que muchos de los negocios locales con los que interactuamos pues son víctimas de extorsión… Nos ha tocado ver que hay problemas de inseguridad y crimen organizado”.

En ese sentido, hace algunos meses Legorreta analizó a los partidos políticos para descubrir qué pasaría si pudieran cotizar en Bolsa. Las empresas listadas deben enviar reportes trimestrales sobre el desempeño de sus finanzas y sobre los eventos relevantes que trasciendan a favor o en contra de las empresas ¿el objetivo? Ser transparentes.

“Hice un análisis de los partidos políticos para ver qué tan transparentes estaban, ellos tienen recursos públicos, son nuestros impuestos… Y me encontré con que no habían actualizado datos desde hace tres años, la lógica entonces es que no habría ningún inversionista que invirtiera en partidos políticos”.

Para Legorreta, la solución está en la fuerza de la ciudadanía, y es la que debe provocar el cambio: “Yo soy un hombre que cree en las instituciones y que son la base de cualquier país, pero sí tenemos que empujar a los gobernantes para que hagan que las cosas sucedan, tanto por nuestros votos o con el mismo repudio o aplauso social. Si seguimos recibiendo a políticos corruptos en restaurantes, en donde se les hace una alabanza, pues seguirían haciendo lo mismo”.

La sociedad tiene en sus manos una fuerza que todavía no dimensiona, explica, con la que puede empujar a que los funcionarios actúen con apego a la ley. Sin embargo, la ciudadanía también debe asumir sus responsabilidades, como efectuar el pago de impuestos, cumplir la ley y salir a votar.

 

Siguientes artículos

Chevron reducirá su presupuesto 36% en 2017 y 2018
Por

Chevron ya había recortado su presupuesto para este año, sin embargo, tuvo que hacer más debido a la caída en los precio...