El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, discutirá el domingo asuntos de inmigración relativos a la frontera entre ambos países con el nuevo canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó la Casa Blanca.

Ambos países trabajan para llegar a un acuerdo sobre qué hacer con los migrantes que piden asilo en Estados Unidos y esperan en México, mientras se consideran sus casos.

“Tendrán una conversación sobre todos los temas relacionados con la frontera”, dijo este martes a periodistas el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, en Washington.

Las negociaciones continuarán con un encuentro el lunes entre Ebrard y otros funcionarios del gobierno de Estados Unidos, en busca de lograr un acuerdo, informó por su parte la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

“Las conversaciones continúan”, sostuvo Sanders cuando se le preguntó qué tan lejos habían avanzado las negociaciones entre las partes. “No tendremos una decisión final hasta que asuma el nuevo gobierno (de México)”.

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, asumirá el cargo el sábado.

“Esperamos que el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de México se reúna con funcionarios de la Casa Blanca y con la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, y trate de finalizar esas conversaciones”, destacó Sanders.

 

Plan de desarrollo regional

Por otra parte, en conferencia de prensa, Ebrard afirmó que gobierno entrante no está pensando en deportar a los migrantes de la Caravana Migrante, en su mayoría hondureños, que buscan asilo en Estados Unidos y que permanecen en la frontera del lado mexicano.

En cambio, insistió en que debe pactarse un plan para desarrollar el sur del país y Centroamérica a fin de contener la migración e indicó que éste necesita ser un esfuerzo tan grande como el Plan Marshall, la multimillonaria iniciativa estadounidense que reconstruyó Europa Occidental tras la Segunda Guerra Mundial.

El lunes, un día después de que las autoridades estadounidenses cerraron el cruce fronterizo más activo del país y dispararon gases lacrimógenos a una multitud, el presidente Donald Trump dijo que México debería enviar de regreso a los migrantes.

Lee también: México pide a EU investigar los incidentes con los inmigrantes

“México debería llevar a los migrantes que ondean banderas, muchos de los cuales son criminales de sangre fría, de vuelta a sus países. Háganlo en avión, háganlo en autobús, háganlo de la manera que deseen, pero NO van a ingresar a Estados Unidos. Cerraremos la frontera permanentemente si es necesario. ¡Congreso, financie el MURO!”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Por la tarde de ayer, Trump dijo a reporteros en un evento que cerraría la frontera si los migrantes intentan derribar la valla fronteriza.

“La cerraríamos y la mantendríamos cerrada si vamos a tener un problema. La mantendremos cerrada durante un largo período de tiempo”, dijo el mandatario.

Con información de Reuters

 

Siguientes artículos

Fiscal independiente Robert Mueller está fuera de control: Trump
Por

“Mueller es un conflictivo fiscal fuera de control”, denunció el mandatario en Twitter.