En los últimos años, debido al declive de los precios de las materias primas y el comercio mundial, y al deterioro de las condiciones de financiación externa, las debilidades de los modelos de crecimiento de los mercados emergentes quedaron claramente expuestas. Esto, a su vez, obligó a algunos países a considerar la instrumentación de reformas para mejorar la competitividad. En ninguna parte esto ha sido más ostensible que en América Latina, una región que está alejándose de su pasado y liberándose con rapidez de los líderes populistas que gobernaron el continente en la última década.

Los nuevos dirigentes latinoamericanos son políticos pragmáticos y favorables al mercado. Esto constituye una tendencia alentadora, en un momento en que las agendas proteccionistas proliferan desde la izquierda y la derecha en muchas economías avanzadas. Ejemplos concretos de ello son las elecciones del año pasado en Grecia y los comicios presidenciales este año en EU, entre otros.

El triunfo del político de centro-derecha Mauricio Macri en las elecciones presidenciales de Argentina a fines del año pasado fue la primera pieza del dominó que cayó a favor de los políticos con una visión favorable al mercado y afines a las reformas en América Latina. Los vientos de cambio también llegaron a Brasil, la economía latinoamericana más grande, donde Dilma Rousseff fue desplazada del poder y una nueva administración ya ha comenzado a cambiar los instrumentos de política económica con un rumbo más benigno.

En otras partes de la región, el péndulo político también está moviéndose hacia el centro. En Perú, un ex economista del Banco Mundial y veterano de Wall Street, Pedro Pablo Kuczynski, ganó los comicios presidenciales el 5 de junio. Ese mismo fin de semana, el partido opositor de centro-derecha, PAN, emergió como principal vencedor de las elecciones de gobernadores en México, donde los votantes expresaron su insatisfacción con la corrupción generalizada que afecta al país.

PUBLICIDAD

Venezuela es uno de los últimos países de la región donde los populistas han podido mantenerse en el poder. A nuestro entender, el cambio político en el país es sólo una cuestión de tiempo, puesto que la población ya se expresó el pasado diciembre dándole un triunfo rotundo a la oposición en las elecciones legislativas nacionales.

Esta tendencia no es exclusiva de América Latina. En la India, por ejemplo, el primer ministro, Narendra Modi, y el gobernador del Banco Central, Raghuram Rajan, tardaron apenas unos meses en transformar al país para sacarlo del denominado grupo de los Cinco Frágiles de los mercados emergentes y convertirlo en uno de los predilectos de los inversores internacionales. El caso de Indonesia sigue siendo el de una mejora de la formulación de políticas, dado que el presidente Joko Widodo, recién elegido, sigue impulsando la reestructuración económica.

Es cierto que no todos los mercados emergentes están acogiendo las reformas. En Turquía, por ejemplo, no prevemos que tenga lugar ninguna por ahora, ya que la prioridad del presidente Recep Erdogan parece ser la nueva redacción de la constitución para modificar el sistema presidencialista de gobierno. En Rusia, el férreo control del poder que ejerce Vladimir Putin y las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales en 2016 y 2018 dilatarán reformas que son sumamente necesarias.

Llevamos ya tiempo sosteniendo que los activos de mercados emergentes se están convirtiendo en una fuente de alfa más que de beta, y que los inversores deberían centrar su atención en seleccionar ganadores y perdedores dentro de esta clase de activos. Estas tendencias políticas y de reformas apuntan precisamente en esa dirección. Las tendencias políticas y de política monetaria positivas han sentado las bases para una mayor inversión, productividad y crecimiento. En definitiva, éstos son los ingredientes para generar rentabilidades de inversión superiores en las carteras. Al mundo desarrollado le recomendamos observar y aprender.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Microsite: UBS Platiquemos

Microsite: UBS

 

Consideraciones legales. El presente artículo ha sido preparado por el equipo de análisis de Wealth Management Research de “UBS A.G.” y adaptado por Adolfo Acebras, Analista para México de UBS Asesores México, S.A. de C.V. (en adelante, “UBS Asesores” y en conjunto con UBS AG, “UBS”).
UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente artículo y no garantiza de manera expresa o tácita, la fiabilidad o integridad de la información, así como tampoco garantiza que estas estimaciones o proyecciones serán cumplidas. Los resultados finales variarán de las proyecciones y dichas variaciones podrían ser sustanciales. La información contenida en el presente artículo no es ni debe ser considerada como una promesa o garantía con respecto al pasado o al futuro. Toda la información, opiniones y precios establecidos en este documento, son actuales únicamente al momento de su publicación y pueden ser alteradas sin previo aviso. UBS expresamente rechaza cualquier responsabilidad derivada del uso del presente documento. Es importante destacar que los valores referidos en este artículo por los autores fueron valuados sobre la base de precios aproximados y de mercado utilizados comúnmente por la banca. Esos valores deberán considerarse como únicamente indicativos y UBS no está obligado para con ellos. Este artículo no debe ser interpretado como una oferta de adquisición o venta de valores o instrumentos financieros relacionados por parte de UBS, ha sido preparado exclusivamente con fines informativos y  su contenido no debería interpretarse como una recomendación o asesoría legal, tributaria, contable o de inversión para persona determinada. Ningún acto o decisión de inversión, enajenación u otro acto o decisión financiera, debería basarse exclusivamente en la información contenida en el presente artículo. Por lo anterior, este documento no substituye el análisis de riesgo que cualquier persona debe hacer antes de tomar una decisión de inversión. UBS Asesores México, S.A. de C.V. es una subsidiaria indirecta de UBS AG Suiza.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. es un asesor en inversión constituido de conformidad con la Ley de Mercado de Valores, no es una institución de crédito y se encuentra impedido a recibir depósitos o mantener valores en custodia.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. no forma parte de UBS Grupo Financiero, S.A. de C.V. ni de ningún otro Grupo Financiero Mexicano y sus obligaciones no se encuentran garantizadas por ninguna tercera parte.
UBS Asesores México, S.A. de C.V. no ofrece rendimientos garantizados.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿La Corte declarará inconstitucional la contabilidad electrónica?
Por

La SCJN empezará a discutir hoy si algunos lineamientos técnicos para ingresar la contabilidad a la página de internet d...