La joven actriz reconoció su homosexualidad, sumándose a otras celebridades que han hecho anuncios similares recientemente, aumentando la presión hacia los grandes estudios y sus veladas prácticas discriminatorias.

 

Por Dorothy Pomerantz

 

PUBLICIDAD

En un emotivo discurso ofrecido el viernes, la actriz Ellen Page reveló al mundo que es gay. La actriz de 26 años le dijo a un grupo reunido para una Campaña de Derechos Humanos, que incluso que está cansada esconderse y “cansada de mentir por omisión”.

“He sufrido durante años porque tenía miedo de salir. Ahora estoy del otro lado de ese dolor”, dijo Page a la multitud.

Page se une a creciente grupo de famosos que hace 20 años no habría admitido sus preferencias sexuales. Michael Sam, un jugador de futbol americano, quien recientemente anunció que es gay. Anderson Cooper también salió del clóset, al igual que Robin Roberts.

[youtube id=”6XJkZf7KhjA” width=”620″ height=”360″]

Otros actores que han reconocido sus preferencias incluyen a Jim Parsons, Victor Garber y Zachary Quinto.

En otra época, que una persona famosa admitiera ser homosexual habría implicado el fin de su carrera. A menudo las estrellas de cine bajo la presión de los grandes estudios se casan y tienen hijos sólo para mantener una fachada de heterosexualidad.

Hoy el mundo es un lugar mejor. Estrellas gay como Ellen DeGeneres y Neil Patrick Harris clasifican regularmente en nuestra lista anual de las 100 celebridades. (El año pasado, DeGeneres ganó un estimado de 56 millones de dólares (mdd). Harris recaudó 15 mdd.) Declararse gay no ha frenado la carrera de Elton John o dejado en la calle a Adam Lambert por la venta de boletos para sus conciertos.

Pero sería ignorante fingir que la preferencia sexual no importa en absoluto en Hollywood. Neil Patrick Harris lo hace muy bien al interpretar al heterosexual Barney en Cómo conocí a tu madre y Quinto dio a un Spock (también hetero) vida amorosa en las nuevas películas de Star Trek, pero esos tipos son la excepción, no la regla.

En su mayor parte, las celebridades que han salido son actores o personalidades con menores ingresos. A gente como DeGeneres y Anderson Cooper le resulta más fácil salir porque nadie espera que sean otra cosa más que ellos mismos. Nunca se nos pide comprar una imagen de Cooper besándose con una mujer. Estaríamos sorprendidos si viéramos a DeGeneres caminar por la alfombra roja con un novio.

Los actores son diferentes. Tienen que desaparecer para interpretar sus papeles en la pantalla grande. Y nos guste o no, la mayoría de los ejecutivos de los estudios vana pensárselo dos veces antes de contratar a un actor gay, sobre todo cuando ese actor es joven y tal vez ha creado una imagen hetero que se fija en los cerebros de las personas. La mayoría de la gente no parpadeará al ver a Victor Garber con una esposa en pantalla, pero quizá no sientan lo mismo de Jim Parsons.

Page es una actriz muy ocupada, pero no está necesariamente entre las más cotizadas. Ella es mejor conocida por su papel en la cinta Juno, y pos un papel secundario en Inception, de Christopher Nolan. Podremos verla este verano en la nueva película de los X-Men, donde interpreta a Kitty Pryde. Page tiene muchos seguidores, pero ella no es una de las mejor pagadas de Hollywood.

Entonces, ¿afectará su anuncio el tipo de papeles que recibe? Tendremos que esperar y ver. Page nunca ha sido elegida como un símbolo sexual, no hay razón por la cual los estudios puedan dejar de darle papeles donde el personaje sea joven e inteligente, con un ingenio agudo. Esperemos que continúen dándole los mismos roles para los que la consideraban antes de su anuncio.

Que Page salga del clóset es importante porque es una actriz más que dice la verdad. Mientras más personas importantes en el cine, los deportes y la música se abran sobre su sexualidad, menos estigma habrá para los jóvenes que están luchando con su identidad sexual. Y más difícil será para Hollywood discriminar a los actores gays. Si Page o Parsons son los mejores para interpretar un papel, deben estar en el elenco.

El estado de Kansas está considerando aprobar una ley que esencialmente permitirá la discriminación sobre la base de la sexualidad de una persona. Ese tipo de movimientos enfrentan muchos más obstáculos  cuando celebridades admiradas y queridas se declaran gay. DeGeneres probablemente hizo que muchas personas homofóbicas piensen dos veces acerca de su postura hacia la comunidad LGBT. Imagínese lo que pasaría si alguien tan grande como Beyonce o Robert Downey Jr. hiciera pública su homosexualidad. ¿AlLa gente le gustará menos Iron Man si a Downey Jr. le gustaran los hombres?

A medida que más estrellas jóvenes salgan del clóset, la sociedad va a cambiar con ellos. Hollywood necesita más Ellen Pages.

 

Siguientes artículos

México: Ciudad Galería
Por

 De las cientos de galerías importantes en el DF, hay algunas que son imperdibles. Aquí cinco de ellas.   Por Ricar...