Para celebrar nuestro quinto aniversario, buscamos a algunos de los empresarios más destacados del país para averiguar cómo es que hallaron su vocación.

 

Nunca dudar

Por Carlos Hank González / presidente del consejo de administración de Banorte

PUBLICIDAD

Les quiero compartir una historia que muestra la esencia de mi filosofía: El principio es creer. La escena es de hace muchos años. Era temprano en la mañana; era más joven, mi equipo y yo teníamos el reto de nuestras vidas: presentar, ante un Consejo de Administración formado por viejos lobos de mar con décadas de trayectoria empresarial, el nuevo plan de negocios del grupo financiero que empezaba a dirigir.

El plan era ambicioso: se trataba de triplicar las utilidades en tres años. Le llamamos el programa “3×3”. Lo habíamos planeado a detalle, lo habíamos analizado y teníamos la certeza de que funcionaría… aunque en el Consejo no todos pensaban lo mismo.

Cuando me tocó describir el programa, vi cómo los consejeros cruzaban miradas escépticas. Imagínense, unos chavos de 30 años con metas tan ambiciosas, frente a empresarios con amplia experiencia.

Nunca dudamos. Estábamos seguros de que podíamos hacerlo. Teníamos todos los datos, el análisis era sólido, pero lo más importante es que creíamos en el proyecto y creíamos en nosotros mismos.

Cuestionaban la viabilidad del plan; sin embargo, lo habíamos transmitido con tal convicción, sustento y compromiso, que finalmente lo aprobaron.

Tres años después, la meta había sido rebasada. Lo hicimos en equipo. En la sesión donde presentamos los resultados ya no hubo miradas incrédulas, sino la exigencia de seguir creciendo con la misma fuerza.

¡Nos la creímos y lo logramos!

Fue con la misma convicción que, ya en Banorte, Marcos Ramírez y yo lanzamos la estrategia 20/20 Visión Perfecta, con la que planteamos duplicar nuestras utilidades para 2020 y convertirnos en el mejor grupo financiero de México para nuestros clientes, inversionistas y más de 27,000 colaboradores.

Y lo estamos logrando. Al cierre de 2016 ya éramos el segundo grupo financiero por resultado neto de México entre más de 50 instituciones financieras, cuando hace apenas dos décadas éramos el 17 de 18 bancos. Este trimestre, el precio de nuestra acción alcanzó máximos históricos y llevamos ocho trimestres continuos con crecimiento a doble dígito. Seguimos teniendo planes para crecer y ser los mejores.

Lo repito: el principio de todo es creer, confiar en nosotros mismos, pero también en México y su gente.

Somos mexicanos fuertes, nos la creemos, competimos y ganamos ante los mejores del mundo. Cada día damos lo mejor de nosotros mismos por este país y ante las adversidades nos unimos para salir adelante juntos. México es más grande que sus adversidades; por ello, creemos en él.

 

Siguientes artículos

boletos de avión
¿Por qué el turismo de shopping va al alza?
Por

El turismo relacionado con las compras representa una gran oportunidad para la promoción de diversos destinos; además, e...