Para celebrar nuestro quinto aniversario, buscamos a algunos de los empresarios más destacados del país para averiguar cómo es que hallaron su vocación.

 

El emprendedor nace, no se hace

Por Fernando Chico Pardo / presidente del consejo de administración de Asur y fundador y presidente del fondo de inversión Promecap

PUBLICIDAD

Ser emprendedor es un talento con el que se nace. Estoy convencido. Un emprendedor tiene características intrínsecas de personalidad que lo pueden hacer exitoso. Creo también en la importancia de tener una formación sólida y adquirir experiencia, pero esa inquietud de emprender, tener la capacidad de asumir riesgos, creatividad y tenacidad, son rasgos indiscutiblemente natos.

A los 27 años fundé mi primera empresa. Siempre tuve el deseo de iniciar algo propio. En 1989 abrí la casa de bolsa Acciones y Asesoría Bursátil. Unos años más tarde, después de la nacionalización de la banca, y en un momento en el que el país vivía condiciones económicas adversas, tomé la decisión de fusionarla con Inversora Bursátil. Con el tiempo, la empresa se ha convertido en Grupo Financiero Inbursa.

Fue una muy buena decisión unir fuerzas con una casa de bolsa más grande, que resultó ser una gran plataforma de estabilidad y de proyección. Esa experiencia me lleva al primer consejo para los emprendedores: a veces resulta mucho más importante saber elegir a los socios que la idea misma del negocio.

Es imposible de prever, pero es seguro que, con el tiempo, los emprendedores se enfrentarán a dificultades, circunstancias adversas, económicas y de mercado.

Como emprendedor, pienso que la tenacidad es uno de los rasgos más importantes del éxito. Es crítica para empezar y, sobre todo, para saberse mantener al paso de los años. Siempre que se cometen errores, se tienen que corregir.

La clave está en identificar la diferencia de lo que sabemos y lo que no sabemos. Hay que tener capacidad de caerse, aprender y volver a levantarse sin perpetuar errores por aferrarse a ideas.

Otro consejo para considerar desde el origen de una empresa es tener la estructura de capital adecuado y planear una estrategia de salida. Hace ya 20 años, fundé Promecap, como un fondo de Private Equity asociado con George Soros, uno de los inversionistas más exitosos del mundo. Muy pronto aprendí que, al invertir en empresas como socio minoritario, se complicaba la profesionalización de las compañías en las que teníamos inversiones, así como la estrategia de salida de éstas.

Un aprendizaje muy importante fue comprar posiciones controladoras y asumir con esto el rumbo de las inversiones. Con el tiempo, y la estructura de capital idónea, Promecap evolucionó de ser un fondo de Private Equity a manejar CKD y Banca Patrimonial, lo cual me lleva a otro consejo muy importante: Hay que tener en todo momento la flexibilidad para adaptarse a las circunstancias cambiantes del mercado y la economía.

Siempre he continuado con ese ánimo emprendedor. Entre mis principales inversiones están el Grupo Aeroportuario del Sureste, Carrix (la operadora privada de puertos y ferrocarriles más grande del mundo) y Proactiva, una empresa de servicios medioambientales.

A pesar de haber crecido y tener un grupo excelente de analistas, continúo acercándome a los proyectos con ese mismo espíritu. Definitivamente, hay quien nace para ser un director exitoso, y eso tiene un gran mérito. Pero también hay quien tiene ese impulso de audacia que nos lleva siempre a buscar más.

 

Siguientes artículos

Marcas retiran publicidad de YouTube por videos ligados a pedofilia
Por

YouTube indicó que trabaja urgentemente para quitar la publicidad de marcas junto a contenido inapropiado.