A pesar de lo absurdo que pueda sonar, hay quienes han encontrado un lucrativo negocio en el procesamiento de madera estadounidense para su uso en la calefacción de los hogares europeos. Conozcan el extraño caso del combustible incoherente.

 

Por Christopher Helman

 

PUBLICIDAD

Con la abundancia gas natural, un combustible limpio y barato, es imposible justificar la quema de madera para producir electricidad en Estados Unidos.

The Wall Street Journal publicó la semana pasada cómo empresas europeas talan los bosques de Carolina del Norte para hacer pellets de madera, los cuales enviarán más tarde al Viejo Continentepara ser usados como combustible. Leer eso me recordó cuán loco se ha vuelto el movimiento sustentable mundial.

No importa que la madera granulada sea prácticamente idéntica al carbón en términos de contenido de calor y emisiones de carbono —los verdes consideran la biomasa sustentable y el carbón ostensiblemente neutral, ya que es un recurso renovable—. Como resultado, Draz, el generador de energía británico mencionado en la historia, está convirtiendo sus plantas de combustión de carbón para quemar madera y se beneficia de los subsidios y créditos de carbón en el proceso.

Según la historia, Drax, en una de sus plantas de energía ” hasta la fecha ha convertido una de sus seis unidades,  y el año pasado vendió 90 millones de dólares de créditos de energía renovable a otras empresas, dijo una portavoz. Después de convertir completamente dos unidades más, Drax espera quemar alrededor de siete millones de toneladas de madera al año y recaudar alrededor de 600 millones de dólares (mdd) al año en créditos de energía renovable.”

Esta es la incongruencia que puede resultar cuando los burócratas, no el libre mercado, deciden que algunos combustibles son mejores para el mundo que otros, incluso cuando no lo son.

Por supuesto, hay algunos casos en los que todavía tiene sentido utilizar la madera como combustible. A lo largo de Colorado, millones de hectáreas de pinos han sido devastadas por los escarabajos devastadores de madera. Como he escrito antes en Forbes, hay una buena oportunidad de negocio en el retiro de árboles muertos de los bosques y la fabricación de gránulos de madera antes de que un incendio forestal los queme de todas formas.

En Texas hay también una nueva empresa dedicada a arrancar árboles de mezquite —una especie invasora que ha destruido las praderas— para convertirlos en gránulos para los europeos. Pero en general (sin disparatados créditos de carbono y subvenciones europeos), la tala de bosques estadounidenses para calentar los hogares europeos tiene poco sentido. Y eso se debe a que ni siquiera tiene sentido el uso de la madera estadounidense para calentar los hogares de Estados Unidos, ya no hablemos de los europeos.

Según cálculos realizados por la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) en marzo de 2013, el uso de pellets de madera es una opción muy inferior a gas natural o carbón. Aquí está el ranking del costo (en dólares) de los combustibles básicos de calefacción para el cliente residencial promedio, como se determina por EIA, por millón de unidades térmicas británicas de contenido de energía (para mayor referencia, 1 Btu equivale aproximadamente a la cantidad de calor producida por la quema de una cerillo de madera).

Gas Natural: $7.20 por MMBTU
Carbón (antracita): $8 por MMBtu
Madera: $9.10 por MMBTU
Pellets de madera: $15.20 por MMBtu
Propano: $26.70
Petróleo-diesel-gasolina: $29 por MMBtu
Keroseno: $32.70 por MMBtu
Electricidad: $34.30 por MMBtu

Esas cifras reflejan sólo el costo del combustible en casa y demuestran que el gas natural es, por mucho, la fuente de energía más rentable. Pero no es suficiente con sólo mirar el costo del combustible crudo. Para tener una comparación legítima tenemos que tener en cuenta la eficiencia de los hornos y calderas que convierten el combustible en calor. El más eficiente (con 100%) son las rejillas de calefacción eléctricas y los quemadores de gas sin ventilación. Los rendimientos más bajos se encuentran en las estufas de leña —63% para un calentador no catalítico, 72% para un calentador catalítico y 78% para una estufa de pellets—. Los hornos de carbón tienen una eficiencia de 75%. La eficiencia de un calentador es comparable a la eficiencia del combustible en un coche. Valga la comparación, sería mucho mejor pagar 5 dólares por galón para conducir un auto que rinde 40 kilómetros por galón que pagar 2.50 dólares por galón para llenar el tanque de uno que sólo rinde 16 kilómetros por galón.

Así que, teniendo en cuenta la eficiencia del horno, ésta es la jerarquización de fuentes de calefacción que pagan los estadounidenses para calentar sus casas:

 

Gas natural: $8.80
Carbón: $10.70
Madera (calefactor catalítico): $ 12.60
Madera (estufa de pellets): $ 19.40
Propano: $ 34.20
Electricidad: $ 34.50
Petróleo-diesel-gasolina: $37.10
Keroseno: $40.80

 

La conclusión es clara. La calefacción con gas natural costará la mitad que la calefacción con pellets de madera, y una cuarta parte del costo del combustibles basados en petróleo.

Luego están los efectos ambientales a tener en cuenta. En este caso, según los datos de la EIA y Climateregistry.org, aquí está el ranking de cuántas libras de dióxido de carbono se emiten por millón de Btus de energía para los combustibles más comunes.

 

Energía nuclear: prácticamente nula
Gas natural: 117 lbs
Propano: 139
Gasolina: 157
Gasolina para calefacción (o diesel): 161
Madera: 205
Carbón (bituminoso): 206
Carbón (lignito): 215
Carbón (antracita): 229

Así, una vez más, no sólo el gas natural es enormemente más barato que la madera, sino que sus emisiones de carbono son menores en 40%.

Y hay algunos otros factores externos no considerados en las cifras simples de emisiones de carbono. Cuando se talan bosques vivos y florecientes para hacer pellets, surge una serie de nuevos productores de carbono. En primer lugar, el bosque de inmediato deja de absorber carbono y deja de emitir oxígeno. Luego habrá una gran cantidad de motores de combustión interna quemando diesel para transportar la madera a la fábrica, y procesarla. Habrá gas natural (o biomasa) para calentadores de energía para secar el material y comprimirlo en pellets. Depués, más motores diesel transportarán los pellets en tren o en camiones a los puertos, a continuación, el combustible fósil impulsará a los barcos que los llevarán a Europa. Luego máaaaaas motores diesel distribuirán los pellets hasta los hogares europeos.

Hay emisiones de procesamiento y transporte ligadas a la producción de carbón, también, pero tengo la firme sospecha de que debido a que la industria del carbón opera en una escala tan grande (1,000 millones de toneladas anuales de carbón en EU, en comparación con cerca de 15 millones de toneladas de pellets de madera), la cantidad de emisiones de carbono auxiliares vinculadas a la producción de carbón es mucho menor de la que corresponde a la granulación y transporte de madera.

¿Y cuál es el lado positivo del ciclo de la biomasa? Los bosques reforestados absorben carbono a un ritmo más rápido que los antiguos. ¿Es eso suficiente?

Sin duda hay un montón de madera y bosques en EU para mantener las industrias de la tala y el papel para casi siempre. EU nunca ha tenido tantos árboles como lo hace ahora. Según datos oficiales, la deforestación neta en EU terminó hace un siglo y el volumen de madera y árboles de madera blanda en los bosques del país ha crecido en un 50% desde 1953. La tala suele ser no sólo la forma más eficaz de limpieza, sino la mejor manera de permitir que los nuevos árboles reciban todo el sol que necesitan para crecer rápidamente.

Hay que tener en cuenta que una vez que un árbol se convierte en madera y se utiliza para hacer una casa, no es como si el carbono secuestrado en ese árbol se libere de repente a la atmósfera. No, el carbono simplemente sigue secuestrado en esa casa. No importa la incoherente lógica que el lobby verde ha logrado inculcar en  los burócratas europeos, convertir los bosques de Estados Unidos en casas nuevas es mejor manera de mantener el carbono fuera de la atmósfera (y crear puestos de trabajo) de quemarlos.

 

Siguientes artículos

¿Por qué los espacios de coworking llegaron para quedarse?
Por

La dinámica de los nuevos emprendimientos no requiere de espacios amplios ni propios, por lo que la renta de oficinas po...