Acabo de perder a mi hermano menor. Y su partida me invitó a enfrentar la muerte.

Al verlo acostado, sereno en su ataúd me pregunté ¿por qué la tememos tanto? ¿por qué esa terrible ansiedad?

Y entonces hoy quiero compartir contigo el camino que he recorrido en estos días de luto para abrazar este temor.

No cabe duda que la pérdida duele, y el llorar alivia. Pero después de llorar, después de enterrar, ¿qué queda? Es nuestro paso por esta tierra como lo describe Shakespeare en la obra Macbeth: “La vida no es más que una sombra pasajera; un actor solitario que enarbola sobre el escenario una frenesí agitada y ruidosa, que al final, simplemente desvanece. ¡Es un cuento narrado por un idiota, lleno de ruido, desesperación y furia, que no significa nada!”

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Interioricé esta idea, realmente la interioricé y la angustia se apoderó de mi. Me faltaba aire y mi corazón latía a mil por hora. ¿Será por esto que nos da pavor la muerte?¿En el fondo sentimos que estamos [email protected], desamparados, siendo consumidos por la oscuridad?

Y me senté a meditar y a hablar con Dios. ¡Ayúdame a entender! …y me respondió:

“El mundo sufre porque sólo ama la vida y teme a la muerte.

“Hay que tener fe en el porvenir y aprender a amar la muerte como una parte hermosa e indivisible de la vida. Al igual que cuando llegaste a este mundo a través de la unión en el vientre materno, no sentías angustia, igual debe ser cuando entregues el alma. Da gracias por el regalo de la vida que te permitió ser testigo y protagonista de la creación. Y en su momento, disfruta la dicha de regresar a la fuente de la unión y a tu luminoso hogar de amor.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

“Descansa.

“La verdad es que nunca has estado desamparado. Es imposible separarte. Simplemente has tenido la ilusión de la separación.

“El secreto para sobreponerte a la ansiedad está en aprender a hacer las paces con la muerte y amarla al igual que amas la vida.

“Entender que al morir, si, te pierdes a ti mismo, pero recuperas tu conciencia e integración al todo. Sin duda una propuesta atractiva.”

… y descansé.

Por eso es tan importante aprender a meditar. La vida moderna nos ha obsesionado con el hacer y es indispensable balancearla con el ser. Por algo nos llamamos seres humanos.

Y para volver a centrarme y simplemente ser, hice la meditación de la muerte. Me imaginé estar muerto y entrar en contacto con la esencia de la vida, de donde vine y a dónde regresará.

Realmente, es un lugar hermoso. Y no difiere de la vida. Es el espacio entre cada sonido, entre cada respiración. Es la fuerza creadora, unificadora. Es el espacio del éxtasis, la claridad y la razón.

Entonces, la próxima vez que te invada el pavor de la muerte, detente, respira y sonríe y emprende el camino del regreso a la cordura. Siéntate a meditar y habla con Dios. Siente en tu alma el amor indivisible de la vida y la muerte. Y de una buena vez por todas, declárale a la muerte tu incondicional amor.

Ten un gran día.

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Mac es un visionario emprendedor y líder de opinión en cómo construir el futuro en el cual nos dará gusto vivir. Enseña a empresas, asociaciones y gobiernos a enfrentar mejor el futuro, asumir su grandeza, y hacer una diferencia en el mundo.

https://kroupensky.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cualidades que separan a los grandes fundadores del resto
Por

Nunca ha sido más fácil arrancar una empresa como lo es ahora; en contraparte, nunca ha sido tan complicado mantenerla a...