Con la inflación baja, podría no ser tan buena idea encarecer el costo del crédito. La economía está coqueteando con un escenario desestabilizador de deflación.

 

Reuters

Los estadounidenses y los británicos que se preparan para las primeras subidas de tasas de interés en casi una década están perplejos: ¿por qué subirá el costo del crédito, si no hay inflación?

PUBLICIDAD

Tanto la Reserva Federal como el Banco de Inglaterra proclaman que están muy cerca de elevar las tasas de interés por primera vez en años.

Podría requerir algunos meses, pero el mensaje que están enviando a las familias que aún siguen muy endeudadas a ambos lados del Atlántico es claro: “han sido advertidos”.

No es difícil ver por qué se deberían “normalizar” unas tasas de interés que ahora están cerca del cero por ciento, cuando se hace una revisión rápida de la salud de la economía.

Después de años de lentitud posterior a la crisis financiera global, ambas economías ahora están creciendo a un ritmo relativamente sólido de entre 2 y 3%.

Las tasas de desocupación están cerca de los promedios de largo plazo de menos de 6%. Los precios de los activos de bienes raíces y financieros han repuntado en el último par de años.

El problema es que la inflación anual de los precios al consumidor se encuentra en cero en Gran Bretaña y solo 0.1% en Estados Unidos, bastante debajo de las metas de crecimiento de los precios al consumidor de 2% a las que ambos se comprometieron de una forma u otra.

Incluso la medición de la inflación favorita de la Fed, el índice basado en el gasto de consumo personal (PCE, por sus siglas en inglés), está muy bajo, en el 0.3%.

Los funcionarios han dicho este año que la inflación fue deprimida artificialmente por el colapso de los precios de la energía y las materias primas a fines de 2014.

El supuesto era que una vez que se estabilizaran, esos efectos saldrían de los índices, revelando alzas de precios “estructurales” mucho más activas, en gran medida determinadas por factores domésticos, que llevarían la inflación de nuevo hacia la meta.

En otras palabras, los bancos centrales se estarían enfrentando a lo que ven como una baja temporaria en la tasa principal de inflación, y se enfocarían en los movimientos de la inflación estructural para aplicar las alzas de tasas de interés de cualquier manera.

El índice de precios basado en el consumo personal de Estados Unidos ciertamente es más alto. Pero, ubicándose en solo 1.3%, sigue bastante debajo de las metas.

La situación es aún más compleja ya que la caída de los mercados en Shanghái ha desatado ansiedad en torno a la desaceleración de la economía China y golpeado nuevamente el precio de las materias primas.

Como resultado, las tasas de inflación probablemente se mantendrán bajas por un tiempo mayor al esperado. Y aunque puede no ser un desastre, la economía está coqueteando con un escenario igualmente desestabilizador de deflación.

 

 

Siguientes artículos

El Chapo sigue en México: DEA
Por

La dependencia estadounidense para el control de drogas considera que el narcotraficante probablemente se siente más seg...