Hace unos días se dio a conocer un estudio que revela que las suscripciones a la televisión restringida en México se encuentran en un buen momento, mientras que en Estados Unidos la tendencia es a la baja. Sin embargo, el hecho supone más un llamado de atención a los generadores y distribuidores de contenidos en el país.

La razón: mientras que en el vecino país del norte quienes crean contenido y quienes los transmiten se encuentran en una reconfiguración impulsada por la evolución del consumo de la audiencia, en México ese ecosistema competitivo aún no ha despegado lo suficiente.

“Los cambios en las preferencias de consumo de contenidos de las nuevas generaciones están haciendo que las suscripciones a plataformas de video bajo demanda basadas en internet (OTT por sus siglas en inglés) crezcan rápidamente y obligando a cambiar los tradicionales modelos de distribución y consumo de contenidos audiovisuales”, señala Gonzalo Rojon, director de investigación de las TIC en la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU), en un análisis sobre los contenidos audiovisuales y su distribución.

Por separado, el Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET) ya había apuntado que los concesionarios de TV restringida en el país se han limitado a ser revendedores de señales, salvo algunas excepciones que generan nuevos contenidos, y que “no han hecho conciencia sobre las posibilidades que su medio les ofrece”.

PUBLICIDAD

Agregando que a pesar del ejemplo norteamericano, no han apostado por fórmulas como las que en su momento intentaron Disney, ESPN, HBO y Fox, entre otras, para hacer canales para el consumo local y la exportación.

Lee también: Netflix negocia con Disney para quedarse con Star Wars y Marvel

Retomando el estudio de la Organización de Telecomunicaciones de Iberoamérica (OTI) sobre las suscripciones a tv restringida en la región Iberoamérica-Estados Unidos, al tercer trimestre del año pasado el mercado mexicano registra 19.8 millones de suscripciones a este servicio, es decir, un crecimiento anual de 12.1% y siendo el segundo más alto entre los mercados de la región, sólo superado por el de Brasil.

Mientras tanto, en EU hay una caída de 0.3% en las suscripciones, ubicándose en 94.9 millones al periodo de referencia. Aunado a esto, en los últimos dos años su crecimiento anual promedio ha sido prácticamente nulo.

Esto se debe a que la dinámica de consumo de contenidos audiovisuales es muy distinta en ambos países, destaca el organismo iberoamericano en su reporte.

En ese sentido destaca que en el mercado mexicano las plataformas de video bajo demanda por suscripción mensual (SVOD por sus siglas en inglés) han captado usuarios sin necesariamente competir de manera frontal con el servicio de tv restringida que reduzca su dinámica de contratación.

Del otro lado de la frontera, apunta el texto, hay un abanico de alternativas que pueden sustituir a la televisión restringida, tales como las OTT (Over-The-Top o plataformas de video bajo demanda basadas en internet) y otras opciones de video por internet, que cada vez más representan un servicio para suplir total o parcialmente a la tv de paga.

Te puede interesar también: Facebook lanzará una plataforma para programas de televisión

Grandes compañías estadounidenses ya trabajan en ello, y el ejemplo más reciente se dio hace algunas semanas, cuando Disney anunció que retirará sus contenidos del gigante Netflix y pronto tendrá su propia plataforma de video en streaming.

“Las plataformas OTT están adquiriendo tanta relevancia que las plataformas de TV de paga tradicional están empezando a integrarlos como parte de su oferta comercial.

“(…) conforme los servicios OTT sigan adquiriendo relevancia, los generadores de contenidos tenderán a salirse de plataformas de distribución para generar sus propias plataformas (como lo ha hecho Disney, Fox y HBO) y aquellas que solamente se dedicaban a distribuir empezarán a generar contenido propio (como hacen Netflix y Amazon)”, menciona CIU en su informe.

Los cambios en las preferencias de consumo de contenidos de las nuevas generaciones están haciendo que las suscripciones a las crezcan rápidamente en México, al grado de que al cierre del segundo trimestre de 2017 alcanzaron los 7.4 millones de registros, es decir, 12 veces la cifra registrada hace tan sólo un lustro antes.

Esto, de acuerdo con el especialista de CIU, está obligando a cambiar los tradicionales modelos de distribución y consumo de contenidos audiovisuales, por lo que no sorprenderá que en un futuro las compañía que nunca han generado o distribuido contenidos empiecen a hacerlo y que las OTT líderes comiencen a perder terreno.

Te puede interesar: 

Éstos son los estrenos de Netflix en septiembre

 

Siguientes artículos

iphone 8
El iPhone 8 será el más completo, pero también el más caro
Por

La edición conmemorativa costará 230 dólares más que el iPhone 7 Plus, equipo más costoso y completo de Apple hasta el m...