La empresa mundial de logística planea duplicar el tamaño de su equipo y continuar sus inversiones de la mano del desempeño de la industria automotriz, así como del sector energético.

 

El tiempo para la apuesta de DHL Global Forwarding en el país ha empezado a correr. La premura no es por una nueva entrega, sino por el destino de sus inversiones. Este año, la compañía de logística comenzará un plan para invertir recursos adicionales en 10 países, entre los que se encuentra México. El avance de la industria automotriz y el desarrollo del sector energético marcarán el ritmo, así como la dirección de los recursos dentro de los próximos cinco años.

“Nuestro plan de inversiones 2020 arranca este enero, y podemos abrir más oficinas según las oportunidades de negocio que vayan ofreciendo los clientes en muchos sectores, como son el automotriz y el energético”, dice en entrevista exclusiva con Forbes México Shawn Boyd, vicepresidente de Ventas de DHL Global Forwarding para las Américas.

PUBLICIDAD

La estrategia se basa en la inversión de recursos adicionales a los que se habían contemplado con anterioridad, los cuales serán destinados a ampliar la infraestructura de la División de Carga Marítima y Aérea de Deutsche Post DHL.

Ya fueron tomadas las primeras decisiones de esta inversión. En 2015 la organización duplicará su equipo de ventas e invertirá en la oficina de México, que atiende a las industrias enfocadas en ingeniería y manufactura nacionales desde Estados Unidos (EU).

En México cuentan con 14% del mercado de transportación aérea, lo cual los coloca como líderes en el segmento, y ostentan la segunda posición en transporte marítimo, indica información de la propia firma.

“Tenemos grandes apuestas en la mesa que implican crecer más en el tráfico terrestre en Estados Unidos, así como por la vía aérea, donde vemos muy buenas oportunidades”, asegura Boyd.

El destino de DHL es hacer a la empresa más ágil en su servicio para ganar más clientes, aunque el desempeño económico del país es todavía una promesa por cumplir. Este año será decisivo para fijar la brújula de las inversiones.

 

Los cimientos de la apuesta

El motor del crecimiento de DHL Global Forwarding se encuentra en el aire y en el mar, pero los cimientos de su crecimiento futuro están en un edificio. El pasado 5 de diciembre, la firma de logística inauguró su nuevo corporativo en la Ciudad de México. En el corte del listón inaugural de las nuevas instalaciones sonríe Shawn Boyd, y el gesto en su rostro revela la alegría del comienzo de una nueva etapa de la empresa en el país.

Los 2.5 millones de euros que costó el edificio, que albergará a 350 profesionales, representan el comienzo de un plan de inversiones en 10 economías que son la apuesta del gigante alemán.

“México es uno de los 10 países del mundo seleccionados dentro de la estrategia global 2020, y con eso toda la organización mundial está enfocada en ayudar al país a capitalizar su oportunidad de crecimiento”, dice el encargado de la vicepresidencia de Ventas para la marca en la región de las Américas.

DHL Global Forwarding  es el brazo de Deutsche Post DHL, que se encarga de ofrecer servicios para la logística en el mercado industrial a nivel mundial, con especialidad en los transportes aéreo y marítimo.

Las industrias automotriz, farmacéutica, de maquinaria para la manufactura e ingeniería, así como hidrocarburos y productos químicos, empujan su desarrollo en territorio nacional desde hace cinco años.

En 2013, Mathieu Floreani, CEO de DHL Global  Forwarding, le dijo a Forbes México que esperaba que a lo largo de 2014 los volúmenes de carga se duplicaran gracias a la industria automotriz. Ésta es el área que impulsa los crecimientos del presente dentro de la República Mexicana.

Un año después, en 2014, siete empresas anunciaron  la instalación de plantas de manufactura en el país: Nissan-Ranault, Honda, Mazda, Audi, Mercedes-Benz, BMW y Hyundai, que alcanzarán una inversión total de 8,263 millones de dólares (mdd). Estos hechos reafirman la perspectiva favorable que seguirá trayendo la industria automotriz a DHL.

En este momento, la firma de logística atiende a 29% del sector automotor instalado en territorio nacional.

Las rutas más importantes desde México para la compañía son Alemania, Brasil, China y Estados Unidos. Son los destinos que las inversiones de la firma tratan de apuntalar.

Por ahora, el sector energético es una promesa que guarda el potencial de aumentar sus operaciones en el país. Entre noviembre y diciembre pasados, la firma de logística ya hizo entrega de dos plataformas destinadas al negocio petrolero nacional.

A finales de 2014, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la primera convocatoria para participar en la adjudicación de contratos en la Ronda Uno, que comprende las etapas y requisitos para las empresas interesadas en el proceso de exploración y extracción de hidrocarburos en 14 campos de aguas someras en el Golfo de México.

“Sin duda, es una gran oportunidad para México y más para DHL Global Forwarding. Nosotros estamos listos para las inversiones que vengan y para manejar los proyectos que tengamos que entregar”, asegura Francisco Gálvez, director operativo de la división en el país.

Foto: DHL Global Forwarding.

 

La tormenta en la ruta

Sin embargo, el crecimiento que pueda tener DHL no se encuentra alejado del desempeño económico actual. Las inversiones requieren de un clima de inversión idóneo.

A principios del año pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) esperaba un crecimiento de 3.9% para la economía mexicana, el cual se ajustó posteriormente a 2.7%, y en noviembre la dependencia federal revisó su pronóstico nuevamente a la baja, con un nuevo rango de entre 2.1 y 2.6%.

La expectativa de crecimiento económico de 2015 se encuentra ensombrecida por los ajustes de la SHCP. La estimación de crecimiento de la dependencia federal pasó de 3.7% a un rango de 3.2-4.2%.

Pero Shawn Boyd no se preocupa por la actualidad económica. La empresa invierte en programas de capacitación para aprovechar las oportunidades de negocio de la mano del equipo directivo, y que fluyan los recursos que la organización considera para México.

Dentro de la estrategia no descarta importar talento de otras latitudes del mundo para heredar prácticas internacionales que hagan madurar a la firma de transportación, así como generar oportunidades para que los equipos directivos de mexicanos puedan salir del país y contribuyan en otras operaciones de DHL.

“México está aprovechando la experiencia de otras partes del mundo y que también se entienda la importancia del conocimiento del mercado local”, asegura el directivo estadounidense.

Por ahora, la división de Deutsche Post DHL cuenta con 10 oficinas en México, además de cuatro almacenes de los 79 que se encuentran distribuidos en el continente americano. En Latinoamérica suma 316 locaciones.

En 2013, el grupo alemán tuvo ingresos por 55,000 mde.

DHL Global Forwarding tuvo un incremento anual de 6% en el número de embarques, en comparación con 2013, al alcanzar en América 4 millones 28,000 envíos durante 2014.

Shawn Boyd no pierde la oportunidad de sonreír frente al panorama favorable que vislumbra para la compañía. “Tenemos un desafío positivo frente a nosotros, ya que significa crecimiento en el mercado y sabemos que contamos con el equipo adecuado. El reto es concretar nuestros planes de crecimiento que se encuentran planteados en la estrategia 2020.”

 

Siguientes artículos

Troy Aikman, el futbolista con el toque de Midas
Por

El ex jugador californiano pasó de celebridad deportiva de la NFL a millonario, gracias a sus mejores lances fuera del e...