Sí, lo sabemos, la bancarrota no es un concepto que levante los ánimos de nadie, pero en el caso de los empresarios e inversionistas de Detroit ofrece la oportunidad de un nuevo comienzo.

 

Por Joann Muller

 

PUBLICIDAD

Nadie quiere pasar por el quirófano. Pero si es necesario, no hay razón para posponerlo. Todo lo que uno quiere es pasar por el proceso con rapidez y mantenerse sano después de él.

Eso resume en términos generales la opinión de los líderes empresariales de Detroit después de la histórica bancarrota de la ciudad, anunciada el jueves por la tarde, de acuerdo con Sandy Baruah, presidente de la Cámara Regional de Comercio de Detroit.

“Aunque nadie está feliz con el concepto de quiebra, es necesario resolver los antiguos problemas financieros estructurales de esta ciudad”, dijo, y agregó que ello sienta las bases para el crecimiento futuro. “El sector privado está creciendo y las empresas siguen invirtiendo en Detroit. Enfrentar la inestabilidad financiera de Detroit es la última barrera para el crecimiento robusto.”

Dan Gilbert, fundador y presidente de Rock Ventures/Quicken Loans, que ha invertido mucho en el centro de la ciudad, dijo que es un paso difícil pero necesario. “La quiebra será dolorosa para muchas personas y organizaciones, pero juntos vamos a conseguir salir de ella y fortalecernos. Simplemente no tenemos otra opción.” Y agregó que la quiebra no ha mermado su deseo de invertir en la zona. “Todos estamos en esto. Estamos más comprometidos que nunca con Detroit. Los mejores días de la ciudad están por venir.”

El gerente de Emergencias, Kevyn Orr, dijo que los departamentos de la ciudad permanecerán abiertos, los servicios se mantendrán y los sueldos serán pagados durante la quiebra, la que dijo que esperaba que terminara a finales del verano o principios del otoño de 2014.

La quiebra no tendrá ningún efecto sobre las empresas existentes, ni en General Motors ni en la tintorería local, dijo Baruah. “Los problemas y la prestación de servicios de la ciudad que existen hoy serán los mismos que habrán mañana.” Cuando se trata de atraer nuevos negocios a la ciudad, sin embargo, dijo que la declaración de quiebra no puede sino ayudar.

“La increíble inversión que ha llegado a la ciudad recientemente –10,000 millones de dólares (mdd) en cinco años– ha sido dinero de ‘amigos y familia’”, dijo, en referencia al gasto de las empresas de Detroit como Quicken Loans, Blue Shield Cross/Blue de Michigan y General Motors para impulsar su presencia. Lo que a Detroit le ha faltado es inversión de capital de otras partes del país. “Nadie va a querer invertir en una ciudad con problemas fiscales y estructurales graves.”

Algunos empresarios mostraron su preocupación acerca de la afectación en las  relaciones públicas de Detroit por protagonizar la mayor quiebra municipal en la historia, sólo tienen que mirar a la recuperación de General Motors después de su quiebra en el 2009 para saber que estas cuestiones son fugaces. “Hemos estado comprando coches de los fabricantes de automóviles en quiebra y volando en las aerolíneas en bancarrota durante años”, dijo Baruah.

“Muchos pronosticaron el fin de GM y Chrysler cuando se declararon en bancarrota hace unos pocos años”, dijo Gilbert. “Hoy, GM y Chrysler están prosperando. Detroit va a prosperar de nuevo, así y antes de lo que la mayoría cree. Al igual que las compañías automotrices reinventaron la forma de hacer negocios también lo hará la ciudad de Detroit. Una vez que los problemas financieros hayan quedado atrás la ciudad, la región y el estado tendrá un borrón y cuenta nueva para trabajar con una filosofía y una estrategia que funcione para los ciudadanos, las empresas y la comunidad entera.”

 

Siguientes artículos

Foto: Murray Muraskin/Flickr.
Un domingo en la fiel Cracovia
Por

Sin la apertura a la religiosidad de los ciudadanos creyentes, México está desaprovechando una fuerza de activismo socia...