Janet Yellen, presidenta del banco central, sostuvo que después de la primera alza de la tasa de fondos federales es posible que el organismo encuentre razones para nuevos aumentos y para un endurecimiento gradual de la política monetaria.

 

Reuters

PUBLICIDAD

 

Un alza de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal podría justificarse este año y a ese ajuste lo seguirían subidas graduales, aunque un empeoramiento de la inflación subyacente o el aumento de los salarios podría demorar la decisión, dijo el viernes la presidenta del banco central estadounidense.

Janet Yellen sostuvo que después de la primera alza de la tasa de fondos federales es posible que la Fed encuentre razones para nuevos aumentos y para un endurecimiento gradual de la política monetaria. Y agregó que si los datos futuros no respaldan las previsiones de la Fed, la política monetaria será ajustada.

“Ante la constante mejoría de las condiciones económicas, bien podría justificarse un aumento en el rango meta de la tasa de fondos federales”, dijo Yellen, en comentarios preparados para una conferencia sobre política monetaria en el Banco de la Reserva Federal de San Francisco.

Yellen añadió que mientras que la Fed está estudiando seriamente comenzar a reducir su política monetaria expansiva, el momento y el progreso de las alzas de tasas dependerán de los futuros datos económicos.

“La senda actual de la política evolucionará de la mano de las condiciones económicas, y la política restrictiva podría acelerarse, desacelerarse, hacer una pausa o incluso revertirse, dependiendo de los eventos concretos y estimados de la actividad (económica) real y la inflación”, señaló Yellen.

Con los mercados laborales encaminados a seguir mejorando y las otrora presiones bajistas sobre la inflación proclives a disiparse, sería poco probable que un alza “modesta” de las tasas debilite la recuperación de la economía, dijo Yellen.

La funcionaria dejó en claro que el alza de tasas no estará supeditada a incrementos en la inflación estructural o en los salarios, aunque un deterioro en alguna de esas dos variables podría postergar el ajuste monetario.

Yellen está bajo presión para comenzar a ajustar la política monetaria de la Fed, pero al mismo tiempo debe ser cuidadosa para no interrumpir la recuperación en marcha de la economía de Estados Unidos.

La Fed indicó en su comunicado de marzo que se estaba acercando a elevar las tasas, pese a que recortó las proyecciones económicas y bajó la estimación de la tasa de fondos federales, en una señal de que estaba preparada para avanzar más lentamente que lo que el mercado quería.

Si bien junio sigue siendo una posibilidad para que se produzca la primera alza de tasas de la Fed en una década, el tono del comunicado de marzo y de la conferencia de prensa de Yellen indicaron que era más probable que la subida se produzca en septiembre o más tarde.

Varios miembros de la Fed han dicho que el banco central ha esperado demasiado para subir las tasas, y que la demora podría avivar la inflación y las burbujas en los mercados.

Pero la inflación se ha mantenido persistentemente baja, complicando los planes de la Fed de dar un giro a su política monetaria expansiva.

 

Siguientes artículos

El ‘Vicio propio’ de Paul Thomas Anderson
Por

La adaptación del cineasta estadounidense a la obra de Thomas Pynchon –clasificada como “infilmable”– es un poco más ama...