Los festivales de playa son un verdadero reto. No importa el litoral donde se encuentren, cualquiera tiene tantas actividades que decidir dejarlas para encerrarse en una sala oscura parece un despropósito. La elección parece fácil, pero Los Cabos International Film Festival (CIFF) lo hace más difícil cada año. El cine salió ganando en su quinta edición.

El certamen cuenta con apenas cinco días de actividades (sin el día de premiación y la inauguración, las jornadas son en realidad tres) que se van como agua gracias al intenso ritmo de las funciones. El objetivo del encuentro fílmico es estrechar lazos entre las cinematografías de México, Canadá y Estados Unidos (sobre todo de su rama “independiente”) y la programación lo refleja de manera adecuada.

 

Las películas que más nos gustaron del CIFF 2016:

PUBLICIDAD

American Honey (2016)

La nueva película de Andrea Arnold (se estrena el próximo 25 de noviembre) propone un viaje por la parte más profunda de Estados Unidos, ahí donde las oportunidades se extinguieron décadas atrás y la única puerta a futuro es conseguir una adicción o un embarazo. A veces las dos cosas al mismo tiempo.

Arnold nos invita a recorrer esa zona del país vecino mediante los ojos de una jovencita que, como muchos, no tiene razón alguna para esperanzarse. Por eso decide sumarse a una caravana de adolescentes que venden revistas. La directora logra retratar el estado de ánimo de dichos jóvenes sin juzgarlos y tratándolos como personas, la única manera de entenderlos sin convertirlos en una fábula del tremendismo.

 

 La región salvaje (2016)

El realizador mexicano, Amat Escalante, regresa a su natal Guanajuato para contar la historia de una familia que ve su cotidianeidad interrumpida por la presencia de un extraterrestre. La región salvaje es una exploración de la sexualidad, en la que Escalante no abandona sus temas habituales relacionados a la situación política y social del país.

La mezcla de horror, fantasía y thriller sexual marcan un avance estilístico y artístico para el joven realizador mexicano, quien conecta una amplia gama de influencias (de Von Trier a Żuławski) sin permitir que su propia voz como autor se ahogue. El sexo y la muerte nos definen.

 

Bellas de noche (2016)

Hubo un tiempo en que las vedettes eran las máximas estrellas del espectáculo mexicano, estrellas adoradas por el público. ¿Qué pasó con esas mujeres? ¿Cómo lidiaron con la fama? El documental firmado por María José Cuevas retoma la vida de cinco de ellas (Lyn May, Wanda Seux, Princesa Yamal, Rossi Mendoza y Olga Breeskin) para crear una reflexión sobre el efímero fenómeno de la fama y el inexorable paso del tiempo.

Estas mujeres que alguna vez lo tuvieron todo (dinero, fama, parejas) hoy viven lejos de esa imagen de amazonas. La luz de los reflectores se ha ido apagando poco a poco, pero eso las ha vuelto humanas. Ni las estrellas sobreviven el recuento de los años.

 

Aquarius (2016)

La modernidad es implacable y, para aquellos que se encuentran bajo su poder, efímera. Es fácil sentir que la juventud será eterna, que la plenitud de nuestras facultades durará toda la vida. Nuestros sueños son los únicos que valen porque los de las generaciones anteriores ya pasaron.

Esos son algunos de los pensamientos que genera Aquarius. El peso de la película se sostiene en los hombros de la increíble Sonia Braga, quien interpreta a Clara, una brasileña de 65 años que se niega a abandonar el edificio donde crecieron sus hijos y vivió las últimas tres décadas. No hay manera de detener el futuro, pero vale la pena intentarlo.

 

Under the Shadow (2016)

Todos los años hay una película de terror que acapara el hype, la mayoría de las veces terminan siendo una decepción. Recuerden la ingenuidad de Está detrás de ti, la proclamada mejor cinta de género de la década. El boca en boca le ha pertenecido durante el 2016 a Under the Shadow, una producción de apariencia iraní que es en realidad británica.

En los años posteriores a la revolución en Irán, una mujer intenta luchar contra los prejuicios de su sociedad. Una y otra vez topa con pared. Su esposo marcha al frente de guerra dejándola sola con su hija. Un misil desatará los miedos de la pequeña. Aquí los demonios se convierten en astutas (aunque obvias) metáforas de la situación social de Irán y la opresión que sufre nuestra protagonista a manos del régimen religioso que manda en su país.

Los sustos están garantizados.

 

Contacto:

Twitter: @pazespa

Tumblr: pazespa

Página web: Butacaancha.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Crear, emprender, acelerar y financiar
Por

Muchos son los lectores que escriben en busca de respuestas sobre emprendimiento, aceleradoras y financiamiento. Aquí le...