Si no tuviste oportunidad de asistir al festival, aquí te dejamos las seis cintas que no puedes perderte.

Túneles donde el Santo alguna vez combatió momias y otros demonios. Alhóndigas de legendarias gestas independentistas. Caminos donde la vida no vale nada. Callejones llenos de música y serenata amorosa. A lo largo de cinco días, el Festival Internacional de Cine de Guanajuato (GIFF, por sus siglas en inglés) –su primera parte se realiza en San Miguel de Allende– toma la capital del estado para buscar satisfacer el gusto más exigente de los cinéfilos de la ciudad y el país.

Aquí las seis producciones que más me gustaron en el GIFF. (¡Más cine, por favor!)

Theeb | Dir. Naji Abu Nowar | 2014

PUBLICIDAD

Relatos de maduración física/mental hay muchos, pero pocos tienen la crudeza de Theeb y su desolador mensaje del salvaje mundo donde vivimos. El lobo crece para comerse al lobo o convertirse en alimento de alguien más. Durante la Primera Guerra Mundial en el desierto Otomano vive Theeb, un muchachito que recién perdió a su padre y es el tercero en la línea de sucesión para reemplazarlo. Pasa sus días aprendiendo a vivir en tan inhóspito lugar, aunque su instrucción avanza lentamente. Cuando unos peregrinos contactan a la tribu para ser guiados al siguiente pozo, nuestro muchachito y el segundo de sus hermanos parten con funestas consecuencias.

Usando con maestría la asombrosa locación natural donde se desarrolla la historia, influenciada, sin duda, por el Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia, 1962) de David Lean, aunque no logra sus niveles épicos, la ópera prima de Naji Abu Nowar pone en su centro a un niño que debe convertirse en hombre para sobrevivir. La vida es cómoda hasta que el oscuro abismo viene a tocar a tu puerta y te exige crecer.

Para Abu Nowar, los habitantes del desierto, y del mundo por extensión, son una manada de animales peleando eternamente por el último pedazo de comida, mientras la tecnología y la ambición desmedida avanzan sin pedir permiso. Cuando Theeb empuña su arma y encara al ladrón que parió su madurez, sabemos que está listo para ser el lobo dominante de esas dunas eternas.

Remake, Remix, Rip-Off: About Copy Culture & Turkish Pop Cinema  | Dir. Cem Kaya | 2014

Siempre estamos buscando cosas originales, que si fulanito se robó una secuencia de tal película, que si este párrafo es en verdad invención de un autor desconocido del siglo XIX o tal nota musical se asemeja a una usada por Marvin Gaye. La novedad es una ilusión. Los grandes autores del séptimo arte son aquellos que hacen el mismo largometraje una y otra vez; puede cambiar el envoltorio, pero los temas son los mismos. La originalidad no es otra cosa que falta de bibliografía/filmografía.

El realizador de Remake, Remix, Rip-Off: About Copy Culture & Turkish Pop Cinema, Cem Caya, es un alemán hijo de turcos inmigrantes. Su única ventana al país de sus orígenes, además de sus padre, claro, eran cientos de VHS producidos en Turquía durante los años setenta y ochenta. Ese par de décadas son conocidas por el cine de bajo presupuesto que produjeron, apelando al lado más popular del público y la capacidad de cineastas, productores y actores de tomar elementos de otras cinematografías –sobre todo la estadounidense– para hacerlos suyos. Así nacieron versiones de Rambo, el Exorcista, el Santo y Capitán América peleando contra Spider-Man o E.T. Cine que ha llegado a cuentagotas a nuestro país gracias a la iniciativa de algunos entusiastas, como Jorge Grajales, organizador desde hace más de una década del Maratón de Cine del Centro Cultural Martí.

Así, el documental intenta explicar social, política y económicamente las razones que llevaron al cine turco a esos parajes, ahora vistos como una mancha en la cultura de ese país por sus autoridades. (De manera similar a como ven nuestras autoridades culturales el cine de ficheras y sexycomedias circundantes.) Al mismo tiempo dando su lugar a estos creadores que, como si fueran un buen dj sampleando, se apropiaron del material y lo transformaron el algo más. Un himno al cine cutre imperdible.

Miradas del Imperio Otomano | Dir. Varios

Como lo habrán deducido por las dos entradas anteriores, Turquía fue el país invitado de la 18 edición del GIFF y como tal cumplió con creces. Su programa fue el highlight del festival, incluyendo la presentación de la banda Baba Zula, de gran nombre y camino por aquellas tierras.

Una de las curiosidades proyectadas por la delegación europea fueron los cortometrajes englobados bajo el nombre Miradas del Imperio Otomano. Poco más de diez trabajos de vistas del territorio balcánico a principios del siglo pasado cuando este tipo de material, popularizado por los Lumiere, era la novedad de ferias, Baba Zula se encargó de poner las notas musicales de la sesión.

Además de poder hacer una especie de viaje en el tiempo entre el nuevo Turquía y el viejo, un corto destacó de entre los demás, y bien valió el viaje a Guanajuato. Charlie en Turquia (Charlie in Turkey, 1919)  y creado por el animador Pat Sullivan, famoso por ser el padre de Félix el Gato, muestra a Charlie Chaplin disfrutando de un onírico viaje por el país del título, donde aprende a usar una alfombra voladora, se besa con la esposa del jeque y se roba a una de las chicas del harem. Un vago, sin duda, mucho más cachondo del que vimos en clásicos como El chico (The Kid, 1921) o Luces de la ciudad (City Lights, 1931).

La oveja Shaun: la película | Dir. Mark Burton & Richard Starzak | 2015

Yo no sé ustedes, pero tanto Minion por todos lados me tiene atosigado. No hay a dónde mirar sin toparse con una de esas amarillas pildoritas popularizadas por tres películas sin mucha gracia en realidad. Si su atractivo está asentado en la abstracción que representan, su existencia no tiene objetivo más allá de reírse de sí mismos, golpearse y soltar un par de sonoros gases como punchline de algún chiste. No obstante, incluso en ese terreno no son nada destacable.

La oveja Shaun: la película (Shaun the Sheep Movie) usa un principio similar al de los Minions, slapstick sin diálogos, para narrar las mudas aventuras de varios animalitos de granja, en especial del personaje titular y el perro encargado de vigilarla. Siguiendo la fórmula presentada por el programa televisivo, Shaun decide un día tomar vacaciones, así que urde un plan para entretener al granjero y el can mientras ella y sus amigas disfrutan de las cosas buenas de la vida. El esquema sale mal y todos terminan sin dueño que atienda el lugar, así que Shaun deberá ir a la ciudad para recuperar lo perdido.

La nueva producción de Aardman (Wallace y Gromit: La batalla de los vegetales, ¡Piratas! Una loca aventura) es una demostración de la madurez alcanzada por el estudio a través de los años. Quizá su propuesta narrativa sea sencilla, pero está ejecutada con prestancia y mucha diversión. Pocas veces he visto tantos niños encantados por una película sin una línea de diálogo. Además, si buscan que sus hijos aprendan algo, Shaun y sus amigos comprenden el valor del trabajo en equipo, la necesidad que tenemos de otras personas para lograr el bien común. Nada mal para un pedazo de plastilina.

Tiempo suspendido | Dir. Natalia Bruschten | 2015

Presentado hace unos cuantos meses con éxito en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), este documental mexicano es una de las reflexiones más profundas sobre la memoria y la trascendencia de nuestras vidas cuando pasamos al siguiente plano existencial.

La realizadora Natalia Bruschtein, egresada del Centro de Capacitación Cinematográfica, en su primer trabajo tras la cámara toma como punto de partida la vida de su abuela, una de las activistas más reconocidas durante los años de la terrible dictadura argentina que ahora sufre de Alzheimer y está comenzando a perder sus recuerdos.

Logrando satisfactoriamente caer en el melodrama barato, la directora realiza una cinta de especial resonancia existencial. En una secuencia, Bruschtein mira una serie de fotografías junto a su abuela, una foto con tres personas aparece una y otra vez, y en cada ocasión la anciana cambia los nombres de los protagonistas de la foto. Ahora que imágenes de nuestras vidas inundan cada rincón del internet, ¿cuál es la verdadera trascendencia de una fotografía, un video que probablemente no veamos más de un par de veces? Sin las personas que le dan significado se vuelve información sin relevancia alguna, en papel, datos, polvo, ruido listos para perderse.

Así, el tema del documental se convierte en una doble muerte. Ambas definitivas porque nos acercan a nuestra intrascendencia. Sí, algunas personas alcanzan trascender sus días; su memoria nos sigue aun cuando su momento dejó de existir. Sin embargo, ellos también acabarán por marcharse. Alguien tendrá que cerrar la puerta, apagar la luz y olvidar…

Bonus: La cosa más preciada parte 4 de México bárbaro | Dir. Varios | 2014

Las antologías de cortometrajes dedicados al terror son atípicas en nuestro país. Las hay cómicas y sociales, pero enmarcadas en dicho género, no. Por eso un proyecto como México bárbaro provoca interés. Isaac Ezban, Laurette Flores Bornn, Jorge Michel Grau, Ulises Guzmán, Édgar Nito, Lex Ortega, Gigi Saúl Guerrero y Aarón Soto son los realizadores involucrados en el proyecto que, como todo compendio de estilos, termina por tener sus altas y sus bajas.

El trabajo de Ezban, La cosa más preciada, es un homenaje al cine ochentero, a la Sam Raimi o al desparpajo del cine de Troma, y es uno de los pasajes más graciosos de la cinematografía mexicana del año pasado —a la par del de Carlos Reygadas en Short Plays, en que el cineasta reflexiona con elocuencia sobre la trágica historia del combinado nacional en los Mundiales de futbol.

Usando hábilmente los pocos recursos con que cuenta para hacer mofa del concepto de virginidad en el México contemporáneo, el trabajo termina por ser  un movimiento interesante para Ezban, porque demuestra ser un director con rango y que los aciertos mostrados en su ópera prima, El incidente (2014), no fueron un accidente. Esperemos que su próximo proyecto, Los aparecidos, sea la confirmación de una nueva voz entre los autores mexicanos.

 

Contacto:

Twitter: @pazespa
Tumblr: pazespa
Página web: Butacaancha.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

dolar-peso
La inútil y costosa defensa del peso
Por

Es una mala noticia porque contrario a lo que tanto pregonan los “defensores” del peso, meterle mano al mercado cambiari...