De acuerdo a los Oxford Dictionaries, la palabra del año en 2016 fue posverdad, un neologismo que describe la manera en que se crea la opinión pública, no a partir de la verdad o los datos duros, sino a través de la percepción que generan ciertas noticias (por lo general falsas o exageradas) o bien rumores en las redes sociales. En ese sentido, la opinión pública y la toma de decisiones se basan en cuestiones emocionales más que en hechos, en lo que deseamos creer, más que en la verdad.

Si bien se considera que el término fue acuñado desde 2010 por David Roberts, cuando describía la forma en que la opinión pública era moldeada de acuerdo a ciertos rumores en los medios sociales, tomó relevancia desde el año pasado cuando algunos sucesos que nadie creíble posible que sucedieran (como el Brexit, el No en Colombia o el triunfo de Donald Trump), simplemente pasaron.

En todos los casos, la comunicación digital alimentada por rumores y las noticias falsas tuvieron mucho más peso en la construcción de la opinión pública que los hechos concretos, los datos históricos y la verdad. En otras palabras, las personas construyeron su propia versión de la realidad a partir de lo que les parecía más lógico, atractivo o coincidía con lo que estaban acostumbrados a creer y no necesariamente con la verdad.

Por ello, acusar a Hillary Clinton de corrupción sin tener pruebas suficientes, o a México de robar empleos o ser un país de violadores —también sin pruebas— y a la comunidad musulmana de ser terrorista fue sencillo para los estadounidenses promedio que votaron por el magnate de inmobiliario. En ese sentido, gran parte de la estrategia de medios sociales fue ideada por Dan Scavino, un antiguo caddy de Trump.

PUBLICIDAD

La estrategia de Scavino consistió en crear supuestos sitios de noticias, con datos ambiguos o falsos que ayudaron a crear una mala imagen de sus contrincantes políticos o del por qué sus promesas de campaña eran necesarias para el equilibrio de la sociedad estadounidense. Los votantes al final, creyeron lo que les resultaba más fácil creer.

Las redes sociales jugaron un papel fundamental, pues los algoritmos que trataban de hacer que las plataformas ofrecieran sólo contenido interesante o de relevancia para los usuarios, fueron los mismos que crearon una burbuja de información que terminó envolviéndolos en una marejada de contenido falso.

Pero la posverdad no terminó con el triunfo de Donald Trump. Scavino, junto con el carácter impulsivo del mandatario estadounidense, ha creado un clima de confrontación e incertidumbre global haciendo política a través de las redes sociales, ya que la mayor parte de sus mensajes sean amenazas e insultos, no sólo para el Partido Demócrata, sino para prácticamente todo aquel que lo critica.

El recién inaugurado presidente de Estados unidos, ha iniciado su mandato a tuitazos. Lo grave del caso no es necesariamente el contenido de sus mensajes, sino que por su investidura y el gran peso que tiene en cuestiones políticas, económicas y militares, prácticamente ha obligado al mundo a contestarle, sumando simpatías o desapruebo total, obligando en algunas ocasiones a tomar posturas o revelar alianzas.

Esto no es algo nuevo para él, desde siempre ha utilizado las redes sociales como una forma de provocación y no pocas veces se ha metido en problemas por sus controversiales declaraciones. En un estudio realizado por Clowdertank, Trump se muestra como una de las personas más odiadas en todo el mundo.

Los tuits de Trump sobre México y el hecho de que ordenara la construcción del controversial muro provocó que prácticamente todo el mundo condenara la acción y apoyara al pueblo mexicano. Sin embargo, el Primer Ministro de Israel felicitó al mandatario estadounidense, provocando que el Gobierno Mexicano y la comunidad judía en nuestro país hicieron un extrañamiento a Netanyahu.

De nueva cuenta, la posverdad provocó un roce entre naciones de todo el mundo, lo que está generando una forma complicada y poco sensible para hacer política, sobre todo en una administración nueva, pero con un peso decisivo en el contexto económico y político de todo el planeta.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

dolar-peso
Peso alcanza su mejor nivel desde diciembre por el anuncio de la Fed
Por

La moneda mexicana ganó terreno ante un repliegue del dólar, luego de que el banco central de EU mantuvo intactas sus ta...