Reuters.- Los líderes de Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos demandaron este jueves a Moscú que explique el ataque con una sustancia neurotóxica contra un ex doble agente ruso en Inglaterra, hecho que consideraron como una amenaza para la seguridad de Occidente.

Después del primer uso ofensivo conocido de un agente neurotóxico en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial, Reino Unido responsabilizó a Moscú y expulsó a 23 enviados rusos que según Londres trabajaban como espías encubiertos en la embajada británica.

Rusia ha negado cualquier participación en el envenenamiento. El ministro de Relaciones Exteriores Sergei Lavrov acusó a Londres de comportarse de una manera “grosera” y sugirió que esto se debía en parte a los problemas que Reino Unido enfrenta por su salida de la Unión Europea el próximo año.

Moscú se ha negado al pedido británico de explicar cómo es que se usó “Novichok”, un agente nervioso desarrollado por primera vez por el ejército soviético, contra Sergei Skripal, de 66 años de edad, y su hija Yulia, de 33. Ambos fueron hallados inconscientes el 4 de marzo en la ciudad de Salisbury, en el sur de Inglaterra, y permanecen hospitalizados en condición crítica.

PUBLICIDAD

Lee también: Inglaterra amaga con no ir al Mundial por caso de exespía ruso

“Pedimos a Rusia que aborde todas las cuestiones relacionadas con el ataque”, apuntaron en un comunicado conjunto el presidente estadounidense Donald Trump, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Emmanuel Macron y la primera ministra británica Theresa May.

“Es un ataque a la soberanía de Reino Unido y su uso por un Estado representa una clara violación de la Convención sobre Armas Químicas y de la ley internacional. Amenaza la seguridad de todos nosotros”, añadieron las potencias occidentales.

 

Reacción rusa

La respuesta coordinada de los aliados más cercanos de Reino Unido carece de detalles sobre las medidas específicas que Occidente tomaría si Rusia no cumpliera, pero insta a Moscú a proveer todos los detalles de su programa “Novichok” a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

El jueves, el ministro ruso Lavrov dijo que su país expulsará pronto a diplomáticos británicos en represalia por la decisión de Reino Unido de echar del país a 23 de sus enviados. Según fue citado por la agencia oficial de noticias RIA, Lavrov afirmó que las acusaciones son inaceptables y que Moscú expulsará a diplomáticos británicos.

En Londres, el secretario de Asuntos Exteriores Boris Johnson intensificó la retórica contra Rusia, a la que acusó de vanagloriarse del ataque contra Skripal, que describió como una forma de asustar a cualquiera que se oponga al presidente Vladimir Putin. El Kremlin dijo que la postura británica es irresponsable, que no se sostiene por evidencias.

En tanto, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, calificó de “dementes” las acusaciones de May respecto a que Rusia era culpable por el envenenamiento de Skripal.

Rusia reiteró su pedido de que Reino Unido le brinde una muestra del agente nervioso usado contra Skripal y criticó la negativa británica al respecto.

“¿Qué más puede decir el ministro de Defensa del país (Reino Unido), que esconde las circunstancias del uso de agentes químicos en su territorio y no desea transmitir la información disponible, como exige la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas? Londres tiene algo que ocultar”, publicó Zakharova en su página de Facebook.

Los comentarios de la vocera se produjeron poco después de que el secretario de Defensa británico, Gavin Williamson, también dijera que Reino Unido invertiría 48 millones de libras (67 millones de dólares) en un nuevo centro de defensa de guerra química en su complejo militar de Porton Down.

 

Siguientes artículos

Cifras inéditas de Amazon Prime Video: 26 millones de suscriptores
Por

El gigante del comercio electrónico nunca había publicado sus cifras de audiencia total, que demuestran que aún está lej...