Innovar implica salir de nuestra “zona de confort”, y, para el ello, el primer paso es innovar copiando; esto ocurre, por ejemplo, cuando una empresa tiene un nuevo modelo de negocios, y nosotros innovamos adoptando, justamente, ese modelo a nuestra empresa. Podemos innovar en todas las áreas de nuestra empresa; en un nuevo proceso, un nuevo método, un nuevo producto, un nuevo servicio, que previamente ya hemos detectado y observado en otros. No obstante, Innovación disruptiva significa innovar algo que nadie tiene, algo que no existe en el mercado, algo que no tienes a quien copiar. En este sentido, la innovación “pura” es el paso previo o evolutivo de la innovación disruptiva.

Lo que estamos viendo actualmente y veremos a lo largo del siglo XXI es que todas las empresas tienen que innovar si quieren sobrevivir.

Para innovar debemos capitalizar las capacidades que tienen todos los colaboradores de una empresa. Por definición, hay más ideas que personas en una empresa, por lo que tenemos que estimular a toda la empresa para crear entornos de innovación.

¿Cómo generar estos entornos de innovación?

PUBLICIDAD
  1. El primer paradigma a modificar (lo cual representa un gran desafío) es, precisamente, romper con la idea de que el único que puede innovar en las organizaciones es la alta dirección. Tenemos que crear un modelo donde todo el mundo en la empresa, desde su “trinchera”, pueda generar ideas, y, al mismo tiempo, que todos en la alta dirección estén abiertos a escuchar esas ideas.
  2. Ayudar a la gente a salir de su “zona de confort”. La zona de confort es lo que conocemos. Se trata de que lo que ya conoces no sea básicamente lo que te dirija, sino moverte en lo que no conoces que representa una vía hacia la innovación.
  3. Estimular la generación de preguntas. En todos los modelos de innovación se refleja que lo más importante no es la respuesta, sino la pregunta; empecemos a generar preguntas que estimulen las respuestas correctas.
  4. Hacer que la tensión creativa sea más fuerte que la tensión emocional. La tensión emocional es el miedo que sentimos frente al cambio; mismo que nos orilla a nuestra zona de confort. Mientras que la tensión creativa nos empuja a la Zona de Innovación para dar el primer paso hacia el cambio.

En México, diría que el 99% de las empresas ya están verbalizando este tema de crear entornos de innovación entre sus colaboradores, sin embargo, poco de todo esto se está llevando a la práctica.

La respuesta para estimular la innovación está en el tema que tanto nos ha ocupado en los últimos años: el tema multigeneracional. Es decir, la materia prima para innovar, las empresas la tienen todos los días con la incorporación de mentes frescas, jóvenes que vienen con la necesidad, casi natural, de empezar a innovar, me refiero a los Millennials, a los que muchos critican, que no quieren trabajar. …Pero, lo cierto es que los Millennials vienen con un chip natural de innovación, de ahí la importancia de incorporarlos y encauzarlos para que brinden también ellos su apoyo en esta materia.

*Director General de Leadex Solutions

 

Contacto:

Twitter: @Raciel Sosa

Facebook: Raciel Sosa MX

Página web: leadex.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La IA, una aliada de la publicidad personalizada
Por

Los consumidores son ahora identificados por sus características y gustos, más allá de la segmentación tradicional, lo q...