El Departamento de Trabajo dijo que su índice bajó 0.4% en diciembre, su mayor caída desde 2008, lo que podría presionar a la Fed para retrasar la primera alza de tasas de interés.

 

Reuters

Los precios al consumidor de Estados Unidos registraron en diciembre su mayor declive en seis años mientras que las presiones inflacionarias subyacentes fueron benignas, lo que podría reforzar el argumento a favor de aplazar la primera subida de tasas de interés de la Reserva Federal.

PUBLICIDAD

El Departamento de Trabajo dijo el viernes que su índice de precios al consumidor (IPC) bajó 0.4% el mes pasado, la mayor retracción desde diciembre de 2008, luego de retroceder 0.3% en noviembre.

La lectura del mes pasado estuvo en línea con las expectativas.

En los 12 meses a diciembre, el IPC avanzó 0.8%, que fue la menor lectura anual desde octubre del 2009 y siguió a una subida de 1.3% en noviembre.

Si bien los funcionarios de la Fed han visto como transitoria a la menor inflación causada por la caída de los precios de la energía, la fortaleza del dólar está suavizando las presiones sobre los precios, lo que podría generar cierta intranquilidad.

La ensombrecida perspectiva para la economía global también podría complicar las cosas para el banco central estadounidense.

La inflación se ubica debajo de la meta de la Fed de 2% a pesar del fortalecimiento del mercado laboral y de la economía en su conjunto.

Muchos economistas prevén que el banco central subirá las tasas de interés hacia junio, pero la probabilidad de un alza en el segundo semestre ha crecido después de los inesperados declives en las ventas minoristas y ganancias horarias promedio de diciembre.

El llamado IPC estructural, que descarta los alimentos y la energía, se mantuvo sin cambios en diciembre. Fue solo la segunda vez desde el 2010 que no creció.

El IPC subyacente había ganado sólo 0.1% en noviembre.

En los 12 meses a diciembre, el IPC estructural avanzó 1.6%, el menor incremento desde febrero, tras subir 1.7% en noviembre.

La menor demanda global y el incremento de la producción de crudo de esquisto en Estados Unidos provocaron un exceso de oferta de petróleo, causando un derrumbe de sus precios.

Los valores del crudo Brent se acercaron esta semana al mínimo en seis años, una señal de que las presiones inflacionarias en general seguirán contenidas en los próximos meses.

Los precios de la gasolina colapsaron 9.4%, la mayor caída desde diciembre de 2008, después de bajar 6.6% en noviembre.

Ahora la gasolina acumula seis meses seguidos de declives.

 

 

Siguientes artículos

Hyundai invertirá 418 mdd en planta en México
Por

La planta se construirá cerca de la ciudad de Monterrey y se prevé que comience la producción de módulos y focos para au...