El presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, dijo que el dramático declive de los precios de crudo podría complicar las mediciones de expectativas de inflación de largo plazo y que su constante baja es preocupante.

 

Reuters

PUBLICIDAD

La persistente caída de los mercados globales del crudo podría haber causado una “preocupante” baja en las expectativas de inflación en Estados Unidos que complicará los planes de política monetaria de la Reserva Federal, dijo el jueves el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard.

Desde que comenzó el dramático declive de los precios del crudo en 2014, las autoridades de la Fed han insistido en que el impacto en los niveles de precios de Estados Unidos sería temporal, ya que tocarían fondo en algún punto, lo que permitiría a la inflación acentuarse hasta llegar a la meta de 2% fijada por el banco central.

Bullard dijo que en general considera que la estimación es correcta, ya que los precios del crudo son mayormente un “factor de impulso para Estados Unidos” que está apoyando el gasto del consumidor y ha llevado los niveles de ventas de autos a máximos históricos.

Pero sostuvo que las mediciones de expectativas de inflación de largo plazo y basadas en el mercado han estado declinando, y que su constante baja “se está haciendo preocupante”.

Las expectativas inflacionarias vinculadas al gasto de las familias y las empresas son consideradas como un componente clave para determinar el incremento real de los precios, y si arrojan una marcada tendencia bajista, pueden deprimir al índice hasta niveles que serán difíciles de revertir.

“Las bajas expectativas inflacionarias pueden mantener débil, o estable, la inflación real, lo que complica los planes de la Fed para cumplir con su objetivo (sobre el índice de alzas de precios)”, dijo Bullard.

El jefe de la Fed de St. Louis es un miembro con derecho a voto este año en el comité que fija la política monetaria del banco central y sus comentarios reflejan el foco de la entidad en las condiciones económicas globales, que podrían impactar los esfuerzos por reactivar la inflación en Estados Unidos.

La medición inflacionaria más importante para la Fed actualmente se ubica en menos del 1%, muy por debajo del objetivo oficial.

La Fed decidió el año pasado aplicar su primera alza de la tasa de interés de referencia en casi una década, pero ha dicho que los futuros incrementos al tipo dependerán de la evidencia concreta de que la inflación se está acelerando.

Bullard también aludió el jueves a la fuerte caída de los precios de las materias primas, y dijo que ésta no refleja una demanda mundial débil sino que es una respuesta predecible al aumento de los suministros, dando a entender que considera que los mercados estarían sobre reaccionando.

 

Siguientes artículos

Acciones de Renault caen 20% por investigación de fraude
Por

Los papeles del fabricante tocaron su peor nivel desde 1994, luego de que sus oficinas fueran registradas la semana pasa...