El crecimiento agresivo del sector de bienes raíces mexicano se ha transformado en consternación para el  gestor global de inversiones.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

La rápida expansión del mercado de instrumentos de inversión en bienes raíces de México, que ha visto una fuerte actividad desde el año pasado, empieza a convertirse en motivo de preocupación mientras se reducen los activos disponibles, dijo el jueves el responsable de cartera de renta variable regional de BlackRock.

Los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibra) de México, equivalentes a los Real Estate Investment Trusts (Reit) de Estados Unidos, son la nueva moda del mercado mexicano, en medio de una combinación de potencialmente jugosos dividendos y la expectativa de la apreciación de los inmuebles en el país.

Las Fibra, que estructuran carteras de inmuebles comerciales (como naves industriales, centros comerciales y hoteles) en instrumentos que pagan a los inversores un 95% de su utilidad fiscal, recurren frecuentemente al mercado para financiar su expansión.

Will Landers, gerente senior de portafolio para los fondos de renta variable de América Latina de BlackRock, dijo que si bien esos instrumentos son parte de la cartera de la empresa, la mayor competencia por activos disponibles podría convertirse en un problema.

“Hemos tenido un año, más o menos ahora en México en el que las cosas se han estado moviendo en la dirección correcta de una manera muy ágil”, comentó, pero dijo que la “madre de todas las reformas“, al estatizado sector energético del país, aún está por presentarse.

Sin embargo, dijo que el “leve bache” reciente de la economía del país es un motivo de preocupación.

“A medida que más empresas se capitalicen, habrá más competencia por los activos que todos están tratando de comprar. Hay una disponibilidad limitada de activos que pueden buscar, así que las tasas de capitalización definitivamente van a bajar”, agregó.

La tasa de capitalización es un indicador de la rentabilidad de activos inmobiliarios medido como la relación entre su valor y los ingresos que genera.

Landers comentó que, respecto de México, BlackRock ya ha incluido en sus apreciaciones muchas de las buenas noticias esperadas por el paquete de reformas promovido por el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

El Gobierno quiere promover un crecimiento económico más acelerado en el país de 112 millones de habitantes y recientemente logró la aprobación de cambios en el mercado de las telecomunicaciones y medios; también presentó, este mes, un amplio proyecto de reforma al sector financiero.

A mediados de mayo, el Gobierno recortó su estimación de crecimiento para el Producto Interno Bruto (PIB) de México a un 3.1% desde un 3.5%, tras conocerse que la expansión en el primer trimestre del 2013 fue la menor en tres años.

“El bache en la economía mexicana parece estarse haciendo cada vez más grande”, expresó. “Por dos trimestres seguidos muchas de las empresas mexicanas grandes no han cumplido expectativas, y con abril sin mostrar muchos signos de recuperación hay algún riesgo de que el segundo trimestre será más débil que lo esperado”, agregó.

 

Siguientes artículos

Mercado farmacéutico en México crecerá 4.4%
Por

Competencia de genéricos y mayor escrutinio regulatorio son los principales retos que enfrenta la industria farmacéutica...