Hace unos días, y apenas horas después de haber asumido la presidencia interina de Bolivia, Jeanine Áñez hizo un comentario que la colocó en el boca a boca de los mexicanos: “Me dan mucha pena”, dijo en una entrevista televisada para referirse al asilo que otorgó a Evo Morales el gobierno de México.

Pero la líder boliviana aclaró en otra entrevista que su frase fue mal interpretada y que su observación apuntaba hacia la decisión del gobierno, no contra sus habitantes.

Áñez aclaró que no fue directamente por el asilo otorgado ni una condición que tengan los mexicanos, sino “fue una decisión que tomó el presidente”. “Lo que yo hacía referencia es que, me daba pena que hubieran elegido ese camino por el cual nosotros estamos peleando tanto por salir”, dijo en breve entrevista para UnoTV.

En la anterior entrevista, realizada para CNN en Español, también señaló que “ojalá los mexicanos no pasen estas situaciones tan desafortunadas que hemos pasado (en Bolivia), porque así son los socialistas, utilizan mecanismos democráticos y luego se aferran al poder, y después engañan a la gente”.

Áñez afirmó que buscarán llevar a los bolivianos a las urnas lo antes posible “por que así lo demanda el pueblo, que se respete el voto y la elección que nosotros elijamos” asegurando que el exmandatario deseaba eliminar ese derecho al reelegirse por cuarta ocasión.

Con información de UnoTv.

 

Siguientes artículos

Papa Francisco alerta sobre el retorno de emblemas y conductas nazis
Por

'Cuando escucho algunos discursos de responsables de gobierno o de las fuerzas del orden se me vienen a la mente los dis...