Reuters.- El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, descartó el lunes la comparación entre el aumento de la deuda de empresas a niveles récord en los últimos años y las condiciones en los mercados hipotecarios en Estados Unidos que precedieron la crisis de 2007-2009, pero aseguró que se justifica la cautela.

Las comparaciones con los años previos a la crisis financiera “no son del todo convincentes”, dijo Powell en una conferencia sobre mercados financieros de la Reserva Federal de Atlanta, ya que el crecimiento de la deuda parece estar en línea con la actual expansión económica, los costos del servicio de la deuda son bajos y el sistema financiero mucho más capaz de absorber pérdidas.

Pese a eso, apuntó a la falta de transparencia sobre las fuentes de financiamiento y los tenedores finales de la deuda corporativa, y los riesgos de que cualquier recesión pudiera empeorar si los endeudados prestatarios comienzan a caer.

“La deuda de las empresas claramente ha alcanzado un nivel que debería dar a las firmas y los inversores razones para hacer una pausa y reflexionar”, afirmó el jefe de la Fed, con un endeudamiento corporativo a un récord de casi 35% de los activos de las compañías.

Aunque el crecimiento de la deuda corporativa se ha desacelerado últimamente, “otro fuerte incremento (…) podría aumentar apreciablemente las vulnerabilidades”, afirmó Powell.

Esa preocupación es otra razón para que el banco central sea renuente a recortar las tasas de interés, ya que menores costos de endeudamiento podrían llevar a las empresas a pedir más préstamos.

Los altos niveles de deuda de las empresas, junto a un mayor ritmo de los créditos a los prestatarios más riesgosos, han surgido en los últimos meses como la principal preocupación de la estabilidad financiera de la Fed.

 

Siguientes artículos

T-MEC no debe ser rehén de discusiones políticas: Martha Bárcena
Por

"La ratificación es la prioridad del gobierno de México para este año porque nos da estabilidad y certidumbre para las r...