Un recorte en el presupuesto de Pemex Refinación definitivamente impactará a las 50,000 empresas del sector hidrocarburos y a los más de 750,000 trabajadores que dependen de él.

 

 

La propuesta de gasto para Pemex contemplada en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2014 asigna 573,237.2 millones de pesos a la paraestatal -que dirige Emilio Lozoya Austin-, lo cual  representa un aumento de 58, 568 mdp, (7.3%) respecto al presupuesto aprobado en 2013. Gran parte del incremento (51,160.6 mdp) obedece aumento en el  gasto programable, específicamente en el rubro de gasto de inversión, que incrementaría  en 31 millones  203.7 mdp.

PUBLICIDAD

De acuerdo con el Centro de Estudios de Finanzas públicas de la Cámara de Diputados, el incremento resultante se debe al aumento de 45,342.5 mdp  en el área de Pemex Exploración-Producción y la reducción de 15,499.7 mdp a Pemex Refinación. Así, para el 2014 el gasto de  la subsidiaria dirigida por Ing. Miguel Tame Rodríguez  se reduciría de 56,198 mdp a 40,698 mdp, es decir, alrededor de 28%.

Si bien es cierto que el presupuesto contempla la inversión de  3,814 mdp para la construcción de la nueva refinería en Hidalgo, el recorte en presupuesto, afectaría 77 proyectos, entre los cuales se encuentran Salamanca y Madero, refinerías que no trabajan de acuerdo a su potencial y que requieren de inversión.

En este espacio he insistido en que la reconfiguración de las seis refinerías del Sistema Nacional de Refinación y la construcción de una nueva refinería nos permitiría llegar a una producción de 734,000 barriles de gasolina por día, lo que reduciría la importación a  70,000 barriles por día únicamente. Por otra parte, está claro que la mayoría de las refinerías ha cumplido con un ciclo de vida amplio y no fueron diseñadas para procesar crudos pesados, ni gasolinas con los estándares técnico-ecológicos requeridos actualmente. Por eso, reducir la inversión hacia el área de Pemex refinación parece un desacierto.

Debo decir que la poca inversión en el sector de la refinación no es un problema nuevo, sino uno largamente postergado, que tiene que ver con la poca rentabilidad que implica producir los derivados del petróleo, sobre todo si se les compara con la venta del crudo. Sin embargo, la alta demanda que productos como la gasolina o los fertilizantes tienen en el mercado nacional, y el alto porcentaje de importación de estos insumos, -actualmente cerca 40% de las gasolinas del país, son importadas, al igual que  55 % de los fertilizantes- debe llevarnos a reflexionar sobre el lugar estratégico que ocupan los procesos de refinación en la economía del país.

El presente ha sido un año lleno de altibajos y pese a lo que se diga en los indicadores oficiales respecto a la aplicacion del presupuesto, lo cierto es que miles de empresas vivieron con desesperación la falta de licitaciones y proyectos durante el primer semestre del año. Dicha situación dejó a muchas empresas en condiciones económicas críticas y con poca liquidez, especialmente a aquellas que trabajan en el área de Pemex Refinación.

Es importante recordar que cada peso que Petróleos Mexicanos gasta se trasforma en inversión en infraestructura, la cual le permite operar de mejor forma, pero también genera miles de empleos,  ello sin considerar que la economía de muchas ciudades del país gira en torno a esta actividad.

Por lo tanto, un recorte en el presupuesto de Pemex Refinación definitivamente impactará a las 50,000 empresas del sector hidrocarburos y a los más de 750,000 trabajadores que dependen de él.

La reforma energética seguramente generará nuevas oportunidades para desarrollar una industria petrolera que se caracterice por el crecimiento constante y la creación de nuevas oportunidades de negocios, en las que exista la posibilidad de que las empresas privadas y nacionales promuevan esquemas de coinversión. Bajo estos lineamientos será posible llenar los vacíos presupuestales y satisfacer la demanda interna, sobre todo porque las inversiones requeridas están al alcance de empresas mexicanas que cuentan con experiencia en el sector, tanto en la reparación y operación de las refinerías, así como en otros ámbitos afines.

Sin embargo, mientras esos beneficios se convierten en realidad, la Cámara de Diputados- por conducto del Presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, Dip. José Sergio Manzur Quiroga-, debe reconsiderar  en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2014, todos los proyectos y necesidades que se requieren en Pemex Refinación, ya que estos proyectos son indispensables para mantener e incrementar la producción de gasolinas, pero también para asegurar el adecuado mantenimiento de la infraestructura petrolera; no es poca cosa.

 

 

Contacto:

E-mail: [email protected]
Página web: http://www.amipe.com

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Intelectuales apoyan despenalización de la marihuana
Por

En una carta publicada en los periódicos de Mexico solicitaron el apoyo del gobierno, pues al legalizarse el mercado de...